Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calor complica el fuego de Zaragoza, que ha devorado ya 2.200 hectáreas

Las llamas obligaron a cortar un tramo de autovía en otro incendio en Segovia

El fuego ha devorado ya 2.200 hectáreas de pinar y monte bajo en el primer gran incendio del verano, en Zaragoza. Comenzó el martes en una carretera autonómica entre las localidades de Villanueva de Gállego y Castejón de Valdejasa y anoche seguía sin ser controlado. Más de 400 efectivos trabajaron durante todo el día para extinguirlo. El director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Alberto Contreras, se retiraba ayer con una esperanza: "Que el viento racheado que soplará por la noche no nos avive el frente" y que bajen las temperaturas. El peor escenario sería que el fuego avance hacia el Noreste, donde está la masa boscosa más tupida.

El fuego cobró tal magnitud que el humo no sólo obligó a desalojar la localidad de Castejón, de poco más de 300 habitantes, sino que en la noche del martes llegó a la capital aragonesa cubriendo, a partir de las 21.30, barrios enteros. Los vecinos de Zaragoza colapsaron los servicios de emergencia para preguntar de dónde venía aquel humo mientras un fuerte olor a madera quemada se extendía por la ciudad. Los desalojados de Castejón pudieron regresar a sus casas a primera hora de la noche del martes y el humo también desapareció de Zaragoza, aunque anoche los vecinos seguían mirando a un monte del que seguían saliendo llamas.

Más de un millar de animales han muerto abrasados en granjas

El alcalde de Castejón de Valdejasa Avelino Bonet, lamentaba la perdida de los pinares: "Hay una masa negra, no quedan árboles". Las llamas llegaron a las puertas del cementerio, de la ermita y de las piscinas ante la desesperación de los vecinos. El fuego acabó con una explotación porcina. Más de 1.000 animales murieron. Se han perdido también ejemplares de pinos y carrascas centenarios que estaban protegidos.

El incendio avanzó de forma vertiginosa. En apenas seis horas, el fuego devoró más de dos mil hectáreas de los pinares de Zuera (Zaragoza). Las llamas brotaron enseguida de un accidente de tráfico, el martes a las 14.30, tras el choque de un vehículo contra un árbol y el fuego se extendió enseguida por una zona de pinares muy abrupta. Las altas temperaturas hicieron lo demás. El termómetro rondaba los 40 grados en la comarca.

El fuego siguió avanzando, aunque los servicios de extinción de incendios confiaban en que pudiese estar controlado hoy. Aragón seguía ayer en alerta naranja por las altas temperaturas y el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, reconocía que "el fuego se ha producido en las peores condiciones con temperaturas y sequedad extrema, en una zona boscosa y abrupta".

Los pinares de Zuera son el pulmón de Zaragoza, con una extensión que ronda las 14.000 hectáreas. Este incendio va camino de alcanzar las cifras de superficie quemada cuando en 1995, en los mismos Pinares, justo al otro lado de la carretera, ardieron 3.000 hectáreas de las casi 14.000 que tiene el pulmón verde de la ciudad de Zaragoza, un enclave calificado como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria).

La proporción que tomaba el primer gran incendio del verano obligó a solicitar refuerzos a la Unidad Militar de Emergencias de Valencia, que envió a otros 107 nuevos efectivos, para trabajar con los 178 efectivos de la UME que ya estaban allí.

También Segovia se vio ayer afectada por las llamas. Un incendio en la localidad de Honrubia de la Cuesta obligó a cortar durante cinco horas un tramo de la autovía A-1 y desviar el tráfico por carreteras de Burgos y de Segovia, lo que causó retenciones de hasta siete kilómetros, informa Aurelio Martín. El humo obligó a evacuar, por precaución, a un centenar de los cerca de 500 vecinos del municipio de Moral de Hornuez, a unos 20 kilómetros del incendio. Todos fueron realojados en un albergue y un polideportivo de la localidad de Boceguillas (unos 600 habitantes). Numerosos efectivos, entre ellos cuatro aviones, nueve helicópteros y un operativo de unas 150 personas trabajaban anoche en la extinción del fuego. La ministra de Defensa, Carme Chacón, visita hoy las localidades de Zuera y Honrubia de la Cuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de agosto de 2008