Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su ex novia y lleva el cadáver a la comisaría

Otra mujer muere en Barcelona tras una pelea con su pareja

Un ataque de celos en Figueres (Girona) desembocó ayer en un nuevo caso de violencia doméstica. Una mujer de 20 años fue asesinada por su ex novio, que tras el crimen metió el cadáver en el maletero de su coche y lo llevó hasta la comisaría de los Mossos d'Esquadra, donde se entregó. Con ésta, son ya 35 las mujeres que han perdido este año la vida a manos de sus parejas. En Barcelona, otro hombre agredió a su compañera tras una acalorada discusión. La mujer murió y el hombre fue detenido, aunque la policía no veía anoche relación directa entre las lesiones sufridas por la víctima y su fallecimiento.

A las cinco de la mañana, Juan Carlos CH. Y. se presentó en la comisaría de Figueres con una desagradable sorpresa: el cadáver de su ex pareja, Diana, oculto en su coche. El hombre, venezolano de 32 años, y Diana -una hondureña de 20 años que trabajaba como carnicera- salieron juntos una temporada. Hace un año lo dejaron y la chica había empezado a verse con otra persona.

Uno de los agresores cumplía condena en tercer grado por robo

El homicida confeso no toleró el nuevo escenario y "amenazó y asedió" a su ex novia, relataron amigos de la víctima. Como no pudo recuperarla, la asesinó. El domingo, la joven fue de excursión con unos amigos a La Jonquera, en la frontera con Francia. Al ver que no regresaba, un familiar denunció su desaparición.

Tras examinar el cadáver de Diana, los agentes constataron que no tenía heridas ni de arma blanca ni de arma de fuego, por lo que sospechan que pudo morir ahogada, estrangulada o a base de golpes. La autopsia revelará esos detalles. El presunto agresor pasará hoy a disposición judicial.

El suceso de Barcelona fue más confuso. Por la mañana, la policía no dudaba en hablar de un segundo caso de violencia machista que azotaba Cataluña en pocas horas. Por la noche, sin embargo, se conocieron los resultados de los primeros exámenes forenses practicados a Pilar Muñoz -una mujer de 50 años, profesora de un colegio público de Barcelona- que descartaron el homicidio.

Pilar mantenía una relación en vigor con Nacer E. S., un español de 26 años y de origen magrebí. Él cumplía condena por diversos robos de poca monta. Lo hacía, sin embargo, en régimen de tercer grado por su buen comportamiento en la cárcel. El hombre vivía en casa controlado por un sistema telemático (una pulsera) y no había dado problemas, explicaron fuentes de la Generalitat.

La noche del lunes al martes, Nacer y Pilar discutieron en su piso del barrio de Gràcia. Él se marchó airado, pero regresó poco después. A las 8.00, Nacer llamó a los Mossos para explicar que su pareja y él habían peleado y que estaban heridos. Pero al llegar al piso, los agentes se encontraron con un cadáver, el de la mujer, repleto de sangre y de heridas. No hallaron el arma homicida.

De acuerdo a los primeros análisis, se trata de una muerte no violenta, aunque el cuerpo de Pilar Muñoz tenía lesiones. La autopsia determinará las causas exactas del fallecimiento -es decir, si a la mujer le dio un infarto después de la agresión, por ejemplo-. Nacer E.S. quedó anoche en libertad con cargos.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se pronunció ayer desde México sobre ambas muertes: "Lo lamento realmente muchísimo", informa Ana Alfageme. Se refirió a la reducción de muertes (35 este año, 15 menos que el año pasado por las mismas fechas). "Mientras las cifras de las mujeres muertas no estén a cero, vamos a seguir trabajando", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de agosto de 2008