Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | Ensayo

El futuro compra aquí

SI HASTA HACE POCO el discurso del sociólogo francés Gilles Lipovetsky se centraba en la vertiginosa época de excesos y contradicciones denominada hipermodernidad, ahora privilegia su diagnóstico en el implacable avance de la sociedad del hiperconsumo, bajo cuyo imperio, apunta, la sensación de decepción supera cualquier promesa de felicidad. Para Lipovetsky no sólo la ansiedad y el desencanto son los efectos tóxicos más visibles del consumismo moderno, también lo es el infantilismo asociado a la idea de que adquirir es sinónimo de arañar un momento de satisfacción. El Homo consumericus de Lipovetsky, o turboconsumidor, compensa los fracasos profesionales y las frustraciones afectivas mediante la posesión de artículos utilitarios, que por alguna curiosa traslación satisfacen más que los productos con sentido. Lipovetsky remarca que el soslayamiento hacia la cultura contemporánea es susceptible dado la sobreabundancia de la oferta, de una cultura fagocitada por los mass media que revelan un grado cero del espíritu, una tosquedad moral e intelectual que ha virado en atrofia de la sensibilidad. El capitalismo de consumo no ha fomentado el deceso de los valores, remarca, sino el culto a los placeres y un hedonismo que ha anestesiado el Ser. Ha triunfado el hombre sin historia que no desea ni trascender viviendo sus refutaciones ni asumir sus obligaciones, lo que ha situado a la humanidad en una deriva "poshistórica" y "poscultural" amenazada por una barbarie controlada, que no lo parece ya que en la superficie finge ser educada pero que esconde la podredumbre de una civilización exhausta. ¿Después de este desenfreno consumista, podrá el hombre comenzar a extraer alguna clase de sentido a su existencia?, interpela Lipovetsky. ¿Hay posibilidad de recambio para nuestra sociedad de hiperconsumo o sólo se parará ante un desastre ecológico o económico? A pesar del panorama poco propicio, acaba reconociendo que aún nos queda la ciencia, la gran fuerza que impedirá la total banalización de la vida.

La felicidad paradójica. Ensayo sobre la sociedad de hiperconsumo

Gilles Lipovetsky

Traducción de Antonio-Prometeo Moya

Anagrama. Barcelona, 2008

399 páginas. 20 euros

La sociedad de la decepción. Entrevista con Bertrand Richard

Gilles Lipovetsky

Traducción de Antonio-Prometeo Moya

Anagrama. Barcelona, 2008

127 páginas. 14 euros

Con su exposición dinámica, penetrante e informada, Lipovetsky da la impresión de dirigirse a una comunidad futura, liberada de la confusión vigente. Por eso, para muchos la dimensión pendular de La felicidad paradójica resultará inextricable y desmoralizadora, en tanto que para otros será excitante y redentora. En cierta manera, la báscula queda compensada con La sociedad de la decepción, complemento en formato de amplia entrevista con el economista Bertrand Richard, donde el autor se desnuda y muestra lo menos evidente de su estilo bipolar, conservando un comedido equilibrio entre lo deseable y lo posible. Al fin y al cabo, Lipovetsky es un privilegiado observador que no alecciona ni condena, sino que ofrece representaciones de la realidad a medio camino entre lo profundo y lo profano. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de julio de 2008

Más información

  • Gilles Lipovetsky