Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe acusa a Zapatero de suspender el autogobierno vasco

El 'lehendakari' anuncia que seguirá adelante con el plan soberanista

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, afirmó ayer que el recurso de inconstitucionalidad presentado ayer por el Gobierno central contra la propuesta de consulta aprobada por un voto en el Parlamento vasco es "un ataque directo a nuestra autonomía y supone la suspensión de hecho del autogobierno", una actuación "en contra de la democracia vasca".

Ibarretxe expresó públicamente la voluntad de su Ejecutivo de seguir preparando la consulta recurrida, "convencido de su legalidad y conveniencia", y eludió aclarar si acatará la legalidad en caso de que los magistrados dicten una sentencia adversa para los planteamientos del tripartito vasco. El lehendakari emplazó al Tribunal Constitucional a pronunciarse o levantar la suspensión de su ley antes del próximo día 15 de septiembre. La ley recurrida indica que en esa fecha "se tendrá por convocada la consulta".

La petición coincide con la realizada por el Ejecutivo central en el recurso formalizado ayer, pero Ibarretxe se negó a valorar la coincidencia, y pese a ello atribuyó al presidente Rodríguez Zapatero la intención "oculta" de provocar que sea "el tiempo y no el Derecho" el que haga que "la ley caduque por sí misma".

El acuerdo adoptado ayer por el Ejecutivo vasco, que Ibarretxe leyó rodeado por su gabinete en pleno, advierte al Constitucional: si no actúa en ese plazo, "nos reservamos todas las iniciativas legales, sociales y políticas para la defensa del derecho de la sociedad vasca a ser consultada y a decidir su futuro".

El lehendakari no quiso desvelar qué hará si el Tribunal Constitucional se pronuncia antes del 15 de septiembre, pero lo hace con una sentencia adversa, evitando con ello respaldar las declaraciones de acatamiento a la legalidad realizadas por el líder de su partido, Iñigo Urkullu.

"Prepotencia"

Ibarretxe puso énfasis en personalizar la culpa en el presidente del Gobierno central, al que acusó de "desprecio al autogobierno vasco". El recurso contra la propuesta de consulta, opinó, es una medida "llena de arbitrariedad y de prepotencia. Yo, una persona sola, el presidente del Gobierno, soy capaz de impedir, porque lo quiero, lo que dice la mayoría del Parlamento vasco", se quejó.

Ibarretxe consideró "muy poco explicable desde los principios democráticos que la sola voluntad de Zapatero suspenda la voluntad mayoritaria del Parlamento Vasco y, por lo tanto, del Pueblo Vasco". "Estará así previsto en la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional", admitió, "pero un gobernante debería medir más sus decisiones".

El lehendakari defendió la plena legalidad de la consulta, incluso cuando se le pidió su consideración sobre las dudas que ofreció esa cuestión a la mitad de los integrantes del máximo órgano consultivo vasco, nombrado por el propio ejecutivo autonómico. Ibarretxe apuntó que el Gobierno vasco recurrirá al Tribunal Europea de Derechos Humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008