Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona pasará de 3.700 plazas de guardería pública a 7.500 en 4 años

En el curso 2011-2012 estarán en funcionamiento 52 nuevos centros

Barcelona pasará de 3.698 plazas en el curso que acaba de terminar a 7.574 en septiembre de 2011 y de una red de 57 guarderías este año a 99 dentro de cuatro. Así, duplicará las plazas en guarderías municipales, uno de los equipamientos que más demanda tienen y que año tras año dejan por cubrir aproximadamente dos tercios de las peticiones. El curso pasado, por ejemplo, los niños que se quedaron sin plaza fueron 4.541, gran parte de los cuales pasaron a la privada, que en Barcelona tiene cerca de 11.500 plazas.

La diferencia de cuotas entre los dos sectores es importante: una plaza en una guardería municipal tiene un coste máximo de 258 euros -150 de escolarización y 108 de comedor-, mientras que en las privadas no baja de entre 400 y 450 euros.

El plan de guarderías para este mandato municipal fue presentado ayer por el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y la concejal de Educación, Montserrat Ballarín. De las 52 guarderías nuevas, 10 sustituyen otras tantas que se deben renovar totalmente. 20 se ubicarán en edificaciones anejas a escuelas de primaria y el resto se levantarán en solares y locales municipales, algunos obtenidos por compensación y otros comprados. Todas tienen dirección concreta: "Esto no es un convenio, sino la concreción de las plazas que deberán entrar en funcionamiento en el curso 2011-2012", destacó Hereu. Por ello, la apertura de las nuevas guarderías será gradual (cuatro de ellas abrirán el curso próximo). Con todo, la regidora de Educación reconocía que el grueso de las obras se emprenderá a partir de 2008.

La distribución de las nuevas guarderías tiene en cuenta la evolución demográfica y las necesidades de los distritos. Así, el que estrenará más guarderías municipales será Sant Martí -el que más crece en Barcelona-, que pasará de siete a 17. El Eixample, con una carencia crónica de plazas públicas, pasará de tres a 10. Gràcia, de dos a ocho; Sants-Montjuïc, de siete a 13; Sant Andreu, de cinco a 11; Horta Guinardó, de nueve a 13; Nou Barris, de 10 a 14; Ciutat Vella, de 6 a 9, y Les Corts, de dos a cuatro. La media de plazas por centro será de 81.

El cambio no es sólo de cantidad, sino de calidad. En ese sentido, la regidora aseguró que no se bajará el listón: "En las encuestas que hacemos a los padres, la nota es un 8,7". Tanto ella como el alcalde no son partidarios de concertar plazas en el sector privado: "Si el Ayuntamiento de Barcelona hace este esfuerzo para crear plazas públicas es porque creemos que es estratégico, ya que contribuye a la cohesión social". De hecho, una de cada cuatro plazas de las guarderías municipales recibe algún tipo de ayuda, que va del 30% al 90% de la cuota. El plan supone una inversión de 72 millones de euros, de los que 48 procederán del Ayuntamiento y 24 de la Generalitat.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008