Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Berlusconi, acusado de abuso y malos tratos

El ex marido de una supuesta amante del presidente denuncia a Il Cavaliere

Política, televisión, mujeres y servicios secretos. La mezcla es explosiva y el protagonista es nada menos que el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. Según el diario La Repubblica, el tribunal que controla la gestión de los ministros italianos tendrá que pronunciarse sobre una denuncia por abuso y malos tratos presentada por el agente secreto Federico Armati, al servicio del primer ministro, contra Silvio Berlusconi y sus colaboradores. Armati es el ex marido de Virginia Sanjust di Teulada, de 31 años, ex presentadora de la RAI (la televisión pública), que según las acusaciones formuladas por el ex marido habría tenido una relación con Il Cavaliere entre 2003 y 2006.

Como todos los escándalos que involucran a Berlusconi, se trata de una historia muy poco clara y en la que ninguno de los protagonistas resulta totalmente libre de culpa. Según la reconstrucción de La Repubblica, basada en los documentos depositados en 2006 en la Fiscalía de Roma, todo empieza el 29 de septiembre de 2003. El entonces primer ministro, Silvio Berlusconi, presenta en un comunicado a la RAI la reforma de las pensiones. La presentadora es Virginia Sanjust. Al día siguiente, Berlusconi le envía flores como agradecimiento. El regalo llega a la casa donde Sanjust, legalmente separada, sigue viviendo con su ex marido Federico Armati. Él empuja a Virginia a contactar con Il Cavaliere en busca de una promoción en los servicios secretos.

Según el memorial redactado por Armati, Berlusconi habría invitado a la mujer a un almuerzo al día siguiente, le habría regalado una pulsera de diamantes del joyero Damiani y le habría preguntado si había algo que pudiera hacer por ella. En noviembre, Armati obtuvo la promoción deseada y Sanjust siguió en la RAI. Según Armati, desde entonces la relación entre Berlusconi y su ex mujer se consolidó, hasta el punto de que Il Cavaliere le propone contratarla como "experta" en la oficina de prensa de Palazzo Chigi (sede del Gobierno) a través de un decreto ministerial. El decreto nunca fue aprobado, pero ayer el semanal L'Espresso publicó la reproducción del documento, con fecha 20 octubre de 2003, que prueba la existencia de esta propuesta.

Las buenas relaciones entre Armati y su ex mujer se interrumpen bruscamente tras una pelea en la que Sanjust promete vengarse. Enseguida, el hombre es destinado a un trabajo menos prestigioso con un significativo recorte en su sueldo, que de 4.481 euros pasa a ser de 1.700.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 2008