Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara condena a Berlusconi por el plan para fichar a los gitanos en Italia

El Parlamento Europeo ha reaccionado finalmente ante la gravedad de la deriva que está tomando la política de inmigración en la UE. La Eurocámara aprobó ayer una resolución contra la política racista y xenófoba del Gobierno italiano de Silvio Berlusconi por la iniciativa de fichar con sus huellas dactilares a los inmigrantes de origen gitano, incluidos los menores.

La resolución, presentada por los grupos Socialista, Liberal, Verde y de la Izquierda Unitaria, sólo obtuvo, sin embargo, el apoyo de 336 votos. El Partido Popular Europeo (PPE) y la extrema derecha votaron en contra (220) o se abstuvieron (77).

La iniciativa parlamentaria afirma que la recopilación de huellas dactilares es "un acto de discriminación directa basado en la raza y el origen étnico, prohibido por el artículo 14 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales". Añade que "se trata de un acto de discriminación entre ciudadanos de la UE de origen romaní o nómadas y otros ciudadanos".

Además, se exige a las autoridades italianas que no utilicen las huellas ya recogidas. El eurodiputado socialista Javier Moreno manifestó que "la discriminación al pueblo romaní no cabe en la UE". Y precisó: "Nuestro objetivo debe ser integrar a la población romaní, no perseguirla, garantizando su acceso a la educación, a la vivienda y a la asistencia sanitaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de julio de 2008