Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¡Qué lío!

Quiero con esta carta defenderme de la manipulación del sinsentido y del partidismo que mi opinión haya suscitado.

Desde que saltó la noticia de mi adhesión a considerar el castellano idioma y nexo común de todos -firmé siguiendo la estela de artistas como Gamoneda o Antonio López, a los que admiro profundamente-, me he visto metida en una polémica que no deseo, que me es ajena y de la que quiero que me excluyan.

¡He pasado la peor semana desde que me dieron la noticia de mi enfermedad!

Yo canto en castellano, gallego, catalán (no he tenido la ocasión de hacerlo todavía en vasco), en portugués y en francés... ¿Cómo alguien puede pensar que pueda estar en contra de ellas, de cualquier lengua? ¿Que esté en contra del bilingüismo?

Durante toda mi vida profesional he tenido mucho cuidado de no significarme políticamente, ni tampoco con la religión, ni siquiera con el fútbol. Por respeto a cada uno de mis seguidores, que me consta son diversos y diferentes.

Amo la libertad individual y el respeto por el prójimo. Sigo al pie de la letra la sentencia "amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Si he de tomar partido, lo haré por el que defienda un mundo en armonía. ¿Me han comprendido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de julio de 2008