Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CAFÉ CON... JÜRGEN TRITTIN

"El nuclear es un debate del pasado, no del futuro"

Jürgen Trittin es el responsable del programa de apagado de las nucleares en Alemania. Este político verde ocupó la cartera de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear entre 1998 y 2005. En una visita relámpago a Madrid -eso explica la frugalidad del encuentro, para lamento de entrevistador y posiblemente del entrevistado- Trittin se ensaña con el sector nuclear y con su supuesto renacer: "Los nucleares hablan muy alto, pero no tienen futuro. Es como el que silba al recorrer un bosque de noche. Cree que así espantará al lobo, pero eso no funciona".

Este ex ministro impulsó la ley de cierre de las centrales en Alemania

Trittin se mofa del anuncio italiano de construir nuevas nucleares. "Lo llevo escuchando desde hace 20 años. Pero la realidad es que en EE UU desde finales de los setenta no ha habido ninguna nueva. En Europa, sólo una, en Finlandia. Y en este tiempo en la UE se han cerrado cinco centrales. Su peso está bajando y sólo aportan el 3% de nuestra energía. Así que el debate sobre el futuro de la energía nuclear en Europa está sobrestimado".

Su oposición a la energía nuclear está estudiada, no se basa en motivos sentimentales o en una especie de nostalgia rebelde. Así, la entrevista se convierte en una partida de frontón. A cada argumento de los pronucleares, Trittin se mesa el pelo o se recoloca en la butaca para rebatirlo. -Con el tiempo habrá más nucleares en el mundo.

-La Agencia Internacional de la Energía estima, y eso que es pronuclear, que en 2030 el peso de la energía nuclear será menor que ahora. Éste es un debate del pasado no del futuro.

-Pero el precio del petróleo está muy alto.

-La inversión en las nucleares sigue siendo muy alta. La competitividad de un kilovatio nuclear es muy baja. Cuando hablan de planes masivos de energía nuclear en realidad hablan de subsidios masivos.

-Pero habrá que alargar la vida de las centrales existentes.

-Eso es como solucionar tus problemas de transporte comprando o reparando coches de la antigua RDA.

Trittin, que declaró que para luchar contra la subida del precio del petróleo lo mejor sería "dejar en casa el coche de vez en cuando", insiste en que ésa, la del ahorro, debe ser la verdadera batalla: "En EE UU hay casas tan mal aisladas que estarían prohibidas en Alemania. Hay margen para ahorrar en todo el mundo, y es ahí donde tenemos que poner el dinero. La UE importa el 75% de la energía. Si conseguimos ahorrar, no sólo será bueno para el medio ambiente, sino para nuestra independencia y nuestra economía, ya que no dependerá tanto del aumento del precio del petróleo".

Hace años, el discurso del ahorro de energía era sólo de los ecologistas. Ahora lo abrazan hasta los ministros de Industria, como Miguel Sebastián. Pero es que Trittin no es un verde como lo conocemos en España. Él es pragmático, realista. Ha estado en un consejo de ministros, en la coalición rojiverde alemana. Y lo echa de menos, ahora que es el portavoz de los verdes en el Parlamento alemán: "Un verde puede estar en el Gobierno e influir. Claro, mejor que estar en la oposición pidiendo y sin conseguir nada. En los setenta yo asaltaba centrales. En los noventa como ministro hice una ley para cerrarlas". Él espera volver pronto a mandar.

Embajada de Alemania. Madrid

- Café, té, agua y pastelitos variados, dulces y salados y de difícil definición.

Invitación de la Embajada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008

Más información