Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas harán en su cónclave una firme defensa de Educación para la Ciudadanía

La ponencia inicial se limitaba a mencionar la asignatura de Educación para la Ciudadanía "casi de pasada", pero finalmente los responsables del documento que sentará la estrategia del PSOE en su 37º congreso -que se celebra este fin de semana- han decidido incluir una larga parrafada de casi dos folios para reivindicar esa apuesta de su política educativa y, de paso, arremeter contra el PP. "Enseñar ciudadanía democrática, la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, es una precondición para la coexistencia de una sociedad democrática", sostiene la enmienda que los ponentes han asumido (aún debe ser discutida por el congreso) y a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Y es que, según subrayan los autores del texto, "la cultura democrática no es inherente a la naturaleza humana: hay que construirla y transmitirla". En familia, sí, pero también en la escuela. Es "una obligación de los poderes públicos" y es positiva para todos porque ayuda a fijar las "normas de convivencia", contribuye a "forjar la capacidad crítica" y convierte a los jóvenes en "ciudadanos responsables y activos". Eso no es "adoctrinamiento ideológico".

Sin olvidar el dardo al PP por su oposición frontal a la asignatura: "Sorprende que en un país como el nuestro, que no se ha caracterizado históricamente por el reconocimiento público y legal de los derechos de ciudadanía a sus habitantes, cuando se consiguen constitucionalmente y se pretende formar cívicamente en ellos, el PP alce su voz contraria a su inclusión en los programas escolares, actitud irresponsable que apoya y anima a utilizar métodos ilegales como es la objeción de conciencia [a una ley democráticamente aprobada]", zanja el documento.

La ponencia incorpora asimismo otras tres enmiendas: una que pide más garantías para los empleados del teletrabajo; otra instando a la UE a dotarse de medios para impedir los paraísos fiscales y una tercera contra la directiva europea que permite ampliar la jornada laboral hasta las 60 horas semanales. "Los socialistas nos reafirmamos en nuestro compromiso de mantener la jornada laboral actual vigente en España", aseguran los ponentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 2008