Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:La primera gran protesta ante la crisis

"Las tarifas mínimas serían motivo de desacuerdo con el 88% del sector"

Entrevista a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez

La ministra de Fomento terminó la legislatura anterior en el ojo del huracán por el retraso de la llegada del AVE a Barcelona y empieza su segundo mandato con un paro de transportistas que tuvo en vilo al país. Magdalena Álvarez admite que lleva un ministerio muy movido y que a ella le "va la marcha".

Pregunta. Los convocantes han suspendido el paro temporalmente. ¿Ha ganado el Gobierno el pulso?

"El transporte no está enfermo. Es probable que haya exceso de oferta"

"En las 54 medidas hay novedades cualitativas y cuantitativas"

Respuesta. El transporte es un sector muy importante y está pasando por un momento de dificultad. Desde el principio el Gobierno ha tratado de tender todos los puentes para suavizar esa situación. Con la desconvocatoria, los no firmantes del acuerdo reconocen la validez de esas propuestas. Es una buena noticia.

P. Fenadismer y Confedetrans dicen en su comunicado que el Gobierno ha taponado la herida pero no ha curado al enfermo.

R. Dicen también que el Gobierno ha sido irresponsable. Creo que ha sido todo lo contrario. Hemos trabajado de forma continua y responsable. Empezamos las conversaciones en enero, el propio sector dijo que en periodo electoral no era momento de sentarse. Y el 29 de abril ya estaba sentada con el sector. No hay que entrar en la forma del comunicado sino en el fondo de la cuestión: que han suspendido el paro.

P. El fondo de la cuestión es también la tremenda subida del precio de los combustibles.

R. La subida del petróleo afecta a todas las economías del mundo y a todos los sectores. Ni el Gobierno ni el sector es responsable de la subida, aunque tratamos de suavizar el impacto. Estamos con ellos. La prueba es que en pocos días desde la convocatoria del paro hemos tenido unos resultados aceptados por el 88% del sector. Es un resultado francamente bueno. Hay que reconocer el esfuerzo del sector. Ahora tenemos que desarrollar esas medidas.

P. Pero ese acuerdo es, en líneas generales, muy parecido al de 2005. ¿No hay margen de maniobra para otro tipo de medidas? La tarifa mínima que ustedes rechazan existe para los taxis, y los transportistas autónomos se quejan de que tienen más margen...

R. Es todo lo contrario, es curioso. El transportista puede poner el precio que quiera siempre que se lo acepte el mercado. Los mercados regulados como los autobuses o los taxistas tienen precios regulados y tienen menos margen de maniobra. Son un servicio público, definido como tal. El transporte de mercancías está totalmente liberalizado. Las tarifas mínimas no es que no las necesiten, es que no las quieren. Nadie ha querido profundizar en ese tema pero es que la mayoría del sector, el 88%, las rechaza. Es más, serían motivo de desacuerdo frontal. De hecho, el primer punto del acuerdo que firmaron los transportistas con los cargadores decía eso. Era la primera condición. Hay una minoría que las pide en desacuerdo frontal con el resto.

P. ¿Entonces qué puede hacer el ministerio?

R. Lo que ha hecho. Acordar las 54 medidas con el sector.

P. Unas medidas muy similares a las de 2005, insisto.

R. Hay grandes novedades. Hay medidas para mejorar la capacidad de negociación mercantil del sector, como los intereses obligatorios en caso de demora en el pago. Medidas para facilitar la reestructuración del sector, como las medidas para el abandono de la actividad que ya existía pero se dota con más dinero. Hay medidas nuevas cualitativamente hablando, y también cuantitativamente. Y medidas para reducir las cargas fiscales como la devolución del IVA a un mes, que no existía. Y otras que existían pero habían acabado su vigencia, como la reducción fiscal en la prima del seguro, que se ha renovado. La defensa del gasóleo profesional, que Bruselas quiere eliminar y nos hemos comprometido a defender... Hay medidas nuevas que suavizan el régimen sancionador que es todo lo contrario de lo que acordamos la otra vez. Las medidas recogen las 50 principales propuestas del sector, incluidas las de Fenadismer y Confedetrans, y las de la Plataforma por la Defensa del Transporte.

P. Entonces tenemos a un enfermo ya sometido a tratamiento, pero ¿con qué pronóstico?

R. No considero que el sector esté enfermo. El sector necesita ahora una serie de ayudas pero tiene un gran futuro por delante. No estoy de acuerdo con su diagnóstico. Hemos hecho medidas para enfrentarnos a una situación de subida del combustible y de una menor demanda, probablemente por un exceso de oferta y además se da una conjunción de medidas europeas que recaen directamente sobre los costes y que hay que ayudar a encajar.

P. O sea que necesitaría una desintoxicación para ajustar la oferta a la demanda.

R. ¡Ese término no lo utilizaría nunca! El sector necesita modernizarse, reestructurarse, formarse, tener más transparencia en su mercado, ajustar la oferta a la demanda...

P. En un primer momento dio la sensación de que el Gobierno no estaba suficientemente asustado por las consecuencias del paro. Sólo salió su director general e Interior parecía a la expectativa.

R. ¡Pero si llevamos trabajando con ellos desde enero! Los convocantes lanzaron el paro antes de sentarse a negociar, ha habido una parte minoritaria que ha ejercido una acción violenta, absolutamente rechazable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008