Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un violador múltiple reincide al poco de ser excarcelado

Martínez Singul pasó 16 años en prisión y no se rehabilitó

Alejandro Martínez Singul, el llamado segundo violador del Eixample que salió en libertad hace ahora un año, fue detenido ayer por los Mossos d'Esquadra en la localidad barcelonesa de Cardedeu. Se le acusa de un delito sexual cometido en Francia el año pasado, cuando fue excarcelado y huyó a aquel país. Las medidas de control policial que se pusieron en marcha entonces y la colaboración entre la fiscalía de Barcelona y la de Perpiñán, han permitido llegar hasta él.

El 'segundo violador del Eixample' cometió el nuevo delito en Francia

Martínez Singul fue excarcelado el 20 de mayo de 2007, cuando tenía 41 años, después de haber pasado 16 en prisión. En octubre de 1992 la justicia le condenó a penas que sumaban 65 años de cárcel por 10 agresiones sexuales o violaciones consumadas y otras cuatro intentadas. Sus víctimas fueron niñas y adolescentes de entre 9 y 18 años, a las que seguía a sus domicilios, las arrinconaba en cualquier lugar y consumaba el delito tras amenazarlas con una navaja o un objeto punzante.

Con la acumulación de las penas que se le impusieron en aplicación del Código Penal de 1973, al Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña no le quedó más remedio que ponerle en libertad hace un año, a pesar de que los médicos y los psicólogos que le trataron en la cárcel en los diferentes programas a los que se sometió ya advirtieron que no estaba rehabilitado. En los 16 años que estuvo encarcelado, Martínez Singul no disfrutó de ningún permiso.

Ante la posibilidad de que reincidiera tras quedar en libertad, la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ordenó a los Mossos d'Esquadra que siguieran los movimientos de Martínez Singul sin vulnerar sus derechos fundamentales. Así se comprobó que había abandonado España y se había establecido en Francia, pero al cabo de unas semanas regresó de manera precipitada y eso levantó sospechas en la policía.

Fue entonces cuando la fiscalía catalana contactó con sus colegas de Perpiñán y se identificó a Martínez Singul como autor de un delito de agresión sexual en grado de tentativa. La justicia francesa emitió una orden europea de detención y Martínez Singul fue juzgado y condenado en su ausencia a un año de cárcel.

En cumplimiento de esa orden de detención, el hombre fue detenido a las 17,45 horas de ayer sin ofrecer ninguna resistencia. La ley francesa, a diferencia de la española, permite que, una vez detenido el prófugo, vuelva a ser juzgado. Martínez Singul fue trasladado en la tarde de ayer a Madrid y se espera que hoy mismo pase a disposición de la Audiencia Nacional, que es el tribunal que debe decidir si lo entrega o no a Francia para celebrar el nuevo juicio.

La detención de Martínez Singul vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre qué hacer con los violadores múltiples que quedan en libertad sin estar rehabilitado. Como José Rodríguez Salvador, el violador del Vall d'Hebron, que quedó en fue excarcelado el pasado mes de septiembre, con el mismo riesgo de reincidencia. Al debate se ha sumado ahora el caso Mari Luz, en el que la descoordinación judicial permitió la muerte de una niña a manos de un hombre que debía estar en prisión cumpliendo una condena previa.

Ha sido a raíz de ese caso que el Gobierno ha anunciado la creación de un registro de pederastas. El pasado mes de abril, antes de que se produjera esa polémica, una comisión de expertos de diversas disciplinas creada por la Generalitat y la fiscalía catalana propuso 10 medidas contra los violadores reincidentes.

Entre ellas, la reforma de la ley que regula las bases de datos policiales de ADN de 2007 para que a los condenados por delitos violentos que están en prisión se les puedan extraer muestras. También se propuso la supresión hormonal reversible voluntaria, acompañada de otros tratamientos, o la pena accesoria de libertad vigilada en la sentencia.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2008