Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La población cubana decrece por tercer año consecutivo

El pronóstico es que en 2025 haya en la isla 74.000 personas menos que en 2007

Cuba enfrenta un serio problema de decrecimiento de su población, que también envejece a un ritmo acelerado. En 2008, por tercer año consecutivo, la tasa de crecimiento poblacional será negativa. Una tendencia que se mantendrá en los próximos años, según los expertos, que señalan entre las causas del fenómeno la emigración constante de jóvenes y las carencias materiales, que hacen que muchas mujeres en edad fértil no quieran tener hijos. El pronóstico es que en 2025 haya en Cuba 74.000 personas menos que en 2007.

Mientras la tasa de natalidad se reduce, la de envejecimiento se incrementa. Cuba, con 11.236.790 habitantes, tiene 1,9 millones de adultos mayores, un 16,6% de la población, y el pronóstico es que en 2025 las personas con más de 60 años sean el 26% del total -más del 12% se considera alto-. Según Juan Carlos Alfonso, director del Centro de Estudios y Población, las autoridades han aprobado medidas para hacer frente a un problema que preocupa cada vez más y "tendrá un impacto notable en la formación y renovación del capital humano y la disponibilidad de fuerza de trabajo". En 2025 el país tendrá 772.000 personas menos en los grupos correspondientes a la enseñanza primaria, media y superior, dijo el funcionario al diario Granma.

Las cifras de Cuba son similares a las de los países más desarrollados

Cuba tiene indicadores del primer mundo, y también problemas de primer mundo. La mortalidad infantil en la isla es de 5 por cada mil nacidos vivos (23 en América latina), la esperanza de vida al nacer es de 77 años (71 en América Latina) y la tasa global de fecundidad es de 1,43 (mientras que en la región es de 2,4). Las cifras de Cuba son similares a la de los países más desarrollados, según la ONU.

En 2006, los nacimientos llegaron a su nivel más bajo en seis décadas; y por primera vez la población cubana decreció en más de 4.000 habitantes. Según Alfonso, los factores son diversos: los problemas de vivienda, la carencia de servicios de apoyo al hogar o la emigración, y otros como "el desarrollo social o profesional alcanzado por la mujer, su incorporación al trabajo y el libre acceso a métodos de planificación familiar". El goteo de jóvenes y mujeres en edad fértil que abandonan la isla -sólo a EE UU emigran legalmente cada año 20.000 personas- influye, pero para Alfonso "no siempre hay relación directa entre carencias materiales y reducción de natalidad".

El envejecimiento de la población preocupa. El país estará pronto entre los más viejos del planeta, con lo que ello implica de gastos de atención y seguridad social -recientemente, el gobierno de Raúl Castro subió un 20% las pensiones de jubilación-. El problema es serio. Según la investigadora Berta Durán, en Cuba alrededor del 90% de los ancianos vive en familias. "La mirada social para enfrentar las necesidades de los adultos mayores se ha puesto en ellos como sujetos. Eso es importante, pero en el diseño de políticas sociales se ha minimizado el papel de la familia y la ayuda social a estos grupos para atender y convivir con los ancianos", dice Durán. Según Alfonso, el Gobierno ha aprobado medidas de "carácter económico, social, cultural y jurídico" para "recuperar ritmos de aumento de población más favorables", pero no especificó cuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2008