Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Internet

Para bajarse una película en un parpadeo

Investigadores de Valencia baten un récord de transmisión de datos que abre nuevas aplicaciones comerciales

La industria cinematográfica tiene buenas razones para temblar: si el descubrimiento de un grupo de investigadores valencianos llega a comercializarse, descargarse una película por Internet costará poco más que parpadear. El grupo de comunicaciones ópticas y cuánticas del Instituto iTeam, en la Universidad Politécnica de Valencia, ha batido el récord mundial de velocidad de transmisión de datos por fibra óptica multimodo. La nueva cota casi multiplica por cinco la anterior (en manos de la Universidad de Stanford) y alcanza la muy impresionante altura de un terabit por segundo por kilómetro.

En otras palabras, explica José Capmany, responsable de la investigación, en un gran edificio de 100 pisos, ese terabit "permitiría darles a cada uno 10 gigabits por segundo". O, lo que es lo mismo, 500 veces los "20 megas" que ofrece actualmente Internet por ADSL.

El avance puede solucionar el cuello de botella de los accesos caseros

La investigación, publicada por Capmany y su compañera Ivana Gasulla en la revista estadounidense Optics Express, forma parte del proyecto europeo Alpha, en el que participan otras universidades del continente, compañías de la talla de Telefónica, Alcatel-Lucent y France Telecom, y empresas dedicadas a proporcionar redes de acceso.

Las patrocinadoras tienen derecho a explotar comercialmente los resultados de las investigaciones. Eso significa que, en caso de interesarles, en cinco años la nueva versión de Internet ultrarrápida estaría disponible para los hogares, calcula Capmany.

La fibra óptica multimodo ha sido tradicionalmente portadora de poca capacidad. Y las redes de transportes (las autopistas tendidas en largas distancias) suelen ser de fibra monomodo, capaces de transmitir centenares de terabits por segundo. "Pero eso ha generado un cuello de botella en el usuario final", indica Capmany. La fibra monomodo es carísima cuando se trata de escalas tan pequeñas. Lo que ha provocado que en las redes de acceso (las caseras) reine la fibra multimodo, que puede aprovecharse del nuevo avance tecnológico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de mayo de 2008