ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 27 de mayo de 2008

El PSOE advierte hoy a la Iglesia que mantendrá su defensa de la laicidad

Sin prisa, pero los planes del Gobierno de afrontar cambios en la situación de las religiones en España, continúan. Así se comprobará hoy cuando el PSOE justifique el rechazo de sendas proposiciones no de ley de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya y del BNG, con el argumento de que asunto de tanta relevancia no le puede ser impuesto por las minorías. No hay marcha atrás respecto al anuncio de la vicepresidenta del Gobierno de que se reformará la Ley de Libertad Religiosa de 1980.

IU-ICV preguntará por qué en las ceremonias de acatamiento de cargos públicos están presentes símbolos católicos, con la pretensión de que el Gobierno "haga un signo de que defiende la aconfesionalidad del Estado", reclama el coordinador de IU, Gaspar Llamazares. El BNG directamente pedirá la revisión de los acuerdos Estado-Santa Sede.

Ambas iniciativas serán rechazadas pero desde la tribuna, el portavoz socialista Ramón Jáuregui, secretario general del grupo parlamentario, fijará la posición política del PSOE y del Gobierno. Después, Jesús Quijano, portavoz socialista en asuntos constitucionales, complementará los argumentos. El PSOE pretende dejar claro ante la cúpula de la Iglesia católica que el objetivo de "afianzar la laicidad es irrenunciable".

Esta fue la decisión que ayer tomó la Comisión Ejecutiva Federal, en la que el responsable de Libertades, Álvaro Cuesta, suscitó el debate un día después de que el cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, denunciara "falta de libertad religiosa". Para Cuesta, "la laicidad integradora genera espacios de convivencia, y el confesionalismo institucional, en cambio, es separador". A su juicio, "el Estado no debe cumplir el papel de represor al servicio de la Iglesia católica".

La queja de Cañizares vino por una representación teatral que se produjo en Toledo, basada en un auto sacramental del siglo XV. El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, reconoció en Radio Nacional de España, que no había visto la obra pero descartó que fuera "blasfema". Sí consideró, en cambio, que Cañizares hizo "política" en su alocución litúrgica. Y esta conclusión es la que tomó fuerza en la ejecutiva.

Cuesta señaló que "las posiciones más extremistas del PP se han puesto bajo el manto protector de la Conferencia Episcopal y el precio es que esos sectores del PP actúen como martillo de herejes y espadas vengadoras". Tras la reunión, José Blanco lamentó "que la división del PP se extienda a la Conferencia Episcopal". A pesar de que Cuesta en muchas ocasiones ha ido más lejos que su partido en la defensa de la laicidad ayer tuvo el respaldo expreso de Zapatero.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana