Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN LA CALLE / La 'web'

Nikosia

Radio Nikosia es una radio que transmite desde la llamada "locura". En el documental sobre Radio Colifata, estos días en cartelera, se puede ver una visita de hermandad que los pioneros argentinos hicieron a sus colegas barceloneses. Creada en 2003, en su web (ayudanikosia.blogspot.com/) explican muy clarito lo que son: "Acoge a un grupo de personas que sobrelleva el diagnóstico de distintas problemáticas mentales, y busca comunicar y comunicarse a través de las ondas radiales como una estrategia en pos de deconstruir las bases del propio sufrimiento". Contabanda 91 FM los acoge en sus estudios de Barcelona. El nombre viene de la capital chipriota, una ciudad que ha estado partida por una muralla. El nombre es una metáfora del viaje de los nikosianos radiofónicos entre dos fronteras. Sería bueno que ahora que la muralla urbana empieza a resquebrajarse también se repensaran las fronteras de la lucidez.

Algunas emisoras les dan voz, como la Cadena Ser en La ventana (en la web de la radio se puede escuchar, por ejemplo, la imprescindible charla del 4 de abril de 2008 con Lluna Antúnez, autora del documental Amb qui parlo, sobre su padre, esquizofrénico, y la gente de Nikosia) o COM Ràdio. En la web de Nikosia se pueden descargar los podcasts de sus programas, que empiezan con un enunciado programático contundente: decir lo indecible. En sus mensajes hay verdades, inocencia, hastío... y la existencia de la radio ha generado una red de amigos. En el blog Mi Ahora, por ejemplo, se puede leer: "Gracias a los amigos de Radio Nikosia me atrevo a exhibir así, sin ambages, y desnudarme, quedarme en pelotas, contar una paranoia. Cuando lo lean espero que haya sido capaz de transmitirles hasta qué punto un alma enferma es capaz de hacer sufrir a un ser humano y hasta qué punto es importante que alguien te abrace".

En 2007 se organizaron como asociación cultural. En el texto fundacional explican que su reivindicación central es contar con la palabra de la persona diagnosticada "como eje central en todo proceso terapéutico". Los nikosianos no esconden la locura, pero trabajan para crear un espacio que combata los prejuicios. Y lo hacen honestamente, incluso con humor y poesía. La prueba: el programa Sopa de poetes, de Radio Prat de Llobregat, les ha dado este mes su Premio Pato Cuchara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2008