Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España empeora la brecha digital respecto a los países desarrollados

La banda ancha es más gravosa para las familias españolas, según la OCDE

España amplía para mal la brecha digital respecto a los países más desarrollados. Los accesos a Internet crecieron en 2007, pero lo han hecho en mucho menor medida que en la mayoría de los Estados desarrollados. Además, la banda ancha es más cara que la media en relación con la renta per cápita. Éstas son las principales conclusiones del último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que servirá de base para la cumbre que esta organización, que agrupa a los 30 países más desarrollados del mundo, celebrará en junio en Corea para debatir el futuro de Internet y la economía.

El informe, publicado este mes, reseña la penetración de la banda ancha en España era de 18,04 líneas por cada 100 habitantes a finales de 2007, casi dos puntos por debajo de la media de los países de la OCDE (19,96). Hace tan sólo seis meses esa diferencia era de 1,67 puntos, lo que quiere decir que la brecha digital se ha ampliado porque en los países más industrializados han crecido los accesos a Internet a un mayor ritmo que en España.

El acceso a Internet supone casi el 3% de los ingresos de los usuarios

Las firmas nacionales están entre las que dan menores velocidades

Ni los planes del Gobierno (Ingenio 2010, Avanza e Internet Rural) ni la multitud de ofertas que hay en el mercado, ni la omnipresencia de Telefónica, el ex monopolio europeo que más cuota de mercado conserva, han impedido que el retroceso de España. En concreto, en el último año, en el conjunto de la OCDE la penetración de Internet por cada 100 habitantes creció 3,02 puntos, mientras que en España sólo 2,94.

El dato es desalentador porque confirma que la llamada brecha digital sigue inamovible pese a la bonanza de la economía española, que ha crecido a ritmos superiores al 3% desde 2002, muy por encima de la media de los países de la OCDE. Pero ese crecimiento no se ha visto reflejado en el uso de Internet. Si nos comparamos con el resto de países, estamos en niveles similares e incluso inferiores a 2002, cuando la penetración de banda ancha era de poco más del 2%, pero la diferencia con la media de la OCDE era de 1,86 puntos.

Otro de los capítulos en los que queda mal parada España es el esfuerzo económico que deben hacer los usuarios para contratar el acceso a la Red, que en el caso español representa cerca del 3% de los ingresos totales de los abonados (renta per cápita). Se trata del octavo país de la OCDE en donde la banda ancha es más gravosa para la economía doméstica. Sólo México, Turquía, Eslovaquia, República Checa, Polonia, Hungría y Portugal están en peor situación. Los países que mejores precios poseen respecto a su renta per cápita son Luxemburgo, Suiza, Finlandia, Dinamarca, Reino Unido, Irlanda y Alemania.

Respecto a los precios absolutos, hay una doble lectura. El informe revela que estamos por debajo en las ofertas de más bajo precio, con una media de 21,96 dólares mensuales (14 euros) en la OCDE frente a los 20,9 dólares de España (13,3 euros). Sin embargo, la media del abono mensual de las ofertas más caras (las referidas generalmente a empresas) es de 242,99 dólares (154 euros) en España, casi el doble que el de la OCDE.

Tampoco la calidad del servicio que prestan las operadoras españolas está en la banda alta de la tabla. La media de la velocidad máxima que ofrecen ahora las compañías de acceso a Internet españolas por ADSL es de 20,4 megabits por segundo (Mbps), frente a los 22,3 Mbps de la OCDE. Los países más avanzados son Corea, Japón, Reino Unido y Suecia.

Sólo 11 países poseen ofertas comerciales de acceso a Internet a través de fibra óptica (FTTH). La más poderosa es Japón, que ofrece hasta 1 Gbps, mientras que Suecia, Corea, Francia, Finlandia son las únicas que dan 100 megas.

El informe destaca que en apenas tres años se ha cuadruplicado la velocidad media de acceso que se ofertan en los países de la OCDE desde los menos de 2 Mbps de finales de 2004 hasta los casi 9 Mbps de 2007.

Telefónica, que controla el 56% del mercado español, no destaca por su oferta. Excluyendo a Japón, si la media de máximas velocidades ofertadas por los ex monopolios de los países de la OCDE (Deutsche Telekom, France Télécom, Telecom Italia, Telmex, etcétera) es de 26,5 Mbps, la de Telefónica es de 10,2 Mbps.

Al Gobierno español no le va a hacer mucha gracia este nuevo informe de la OCDE. El anterior, de noviembre pasado, motivó una queja formal de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones por entender que las estadísticas referidas a España no eran fiables. Y de hecho, obligó a que se retiraran algunos datos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2008