Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre UE-América Latina

El choque de Merkel y Chávez enturbia la cumbre de Lima

Los conflictos diplomáticos marcan la reunión de 60 países que empieza hoy

El clima que se respire en los pasillos y en el interior de la gran sala de reuniones centrará -más que el cambio climático, uno de los motivos formales de la reunión- la atención de los 60 países que se dan cita a partir de hoy en Lima para participar en la quinta cumbre entre la Unión Europea y los países de Latinoamérica y el Caribe. Un clima devaluado por importantes ausencias europeas, como la del francés Nicolas Sarkozy, el británico Gordon Brown y el italiano Silvio Berlusconi. Y muy enrarecido tras los reiterados ataques personales del presidente venezolano, Hugo Chávez, contra la canciller alemana, Angela Merkel, y la entrada en la escena del boliviano Evo Morales, que ha lanzando duras acusaciones contra Colombia y Perú, el anfitrión de la cumbre, por su política internacional.

Las cumbres que se celebran en Latinoamérica han comenzado a convertirse en una prueba de fuego para diversas diplomacias europeas, que se ven envueltas en polémicas más dirigidas al consumo interno de quienes las provocan que a tratar los temas formales de las reuniones. En Lima, el cambio climático y el hambre centran las reuniones técnicas que elaboran la declaración final. Sin embargo, es el duro intercambio venezolano-alemán el que atrae las miradas.

Chávez, quien hace días comparó a Merkel con Hitler, ha redoblado sus críticas a la canciller y la ha acusado de "tirar piedras" antes de llegar al encuentro. Ambos tenían previsto coincidir esta madrugada en una cena de gala, y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se ha ofrecido para limar asperezas. La alemana ha agradecido el gesto, pero ha añadido: "Saludaré a todos. El presidente Lula puede estar tranquilo. Me arreglo sola".

El otro tema que involucra a Chávez es la crisis que su país vive con Colombia por la supuesta financiación venezolana a la guerrilla de las FARC. Por tanto, es la agenda latinoamericana y, sobre todo, las dificultades internas que atraviesan algunos de sus mandatarios, lo que marca la reunión que se celebrará a puerta cerrada. El episodio de la discusión entre Chávez y el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que culminó con la intervención del Rey y su "por qué no te callas" ha terminado por hacer desistir a los partidarios de emitir las sesiones en abierto.

El último en sumarse a la polémica ha sido Evo Morales, cuyo país vive una convulsa situación institucional y que el próximo 10 de agosto se someterá a un referéndum revocatorio. El presidente boliviano acusa a Perú y Colombia de querer excluir a Bolivia de un acuerdo comercial con la Unión Europea.

Con el frente local igualmente complicado llega a Lima la argentina Cristina Fernández, cuya política exterior necesita urgentemente de un acierto para superar el aislamiento.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 2008