ArchivoEdición impresa

Portadas de El País Portadas a la carta »

Regala algo diferente, regala una portada

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

Domingo, 27 de abril de 2008

Madrid

Agresiones en el metro
foto de la noticia

Un guarda en el metro / LUIS SEVILLANO

¿Hay agresiones que nadie graba? "Sí"

Ella lo tiene en el móvil. Desde hace meses. Un vídeo de 30 segundos, de mala calidad, pasado de un teléfono a otro en las largas guardias de vigilancia del metro. "Ya sabes, un amigo se lo pasa a otro amigo... Hay muchos", explica ella, una vigilante menuda, con gesto resuelto y dispuesta a hablar con una condición: que no se la identifique.

Hacerse guarda en una semana

Las posibilidades de convertirse en vigilante de seguridad varían en función de la empresa en la que uno desee trabajar. Metro tiene los servicios contratados a seis compañías. Un redactor de EL PAÍS intentó acceder a la preparación de vigilante en tres de ellas.

Once días, de siete a siete

Es un trabajo mal pagado. O no. Basta echar un vistazo a unas cuantas nóminas de vigilantes del metro. Todas superan los 2.000 euros, aunque el sueldo base de un guarda no llega a 900. El aumento tiene trampa: horas extraordinarias a mansalva. Trabajar entre 10 y 12 horas diarias es habitual, según admiten media docena de vigilantes consultados.

Medio millar de personas protesta en la Cañada Real contra los derribos

Mónica vive con miedo. Teme quedarse, de un día para otro, sin techo bajo el que dormir. Su casa, en el sector 5 de la Cañada Real Galiana, el más cercano al distrito de Vicálvaro, está amenazada por una notificación de derribo. "Fui al juzgado y me dicen que está parado, pero después de lo que pasó el martes...". Lo que pasó el martes tiene en vilo a media Cañada.

A qué huele Madrid

RICARDO CANTALAPIEDRA
foto de la noticia

Comienza el bicentenario en Móstoles

Móstoles (210.000 habitantes) abrió ayer con una recreación histórica de la vida en la localidad a principios del siglo XIX el programa de actos de conmemoración del bicentenario del levantamiento popular de 1808. Talleres de artesanos, una taberna de la época, malabaristas, músicos itinerantes, calesas, escenas de la vida y el trabajo de los mostoleños de la época y una amplia participación de público, vestido con los trajes tradicionales, colapsaron las calles centrales del municipio.

Máquinas a todo ritmo

Máquinas para ser vistas y escuchadas o tan sólo un ejercicio de estilo llevado a lo imposible, creado para ser expuesto en concentraciones de vehículos y ferias, como el Madrid Tuning Show & Festival, que hasta hoy se puede visitar en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

Crucifixiones paliativas

JESÚS RUIZ MANTILLA

Rosalía revive en Vallecas con la voz de Luz Casal

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa


Webs de PRISA

cerrar ventana