Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hospitales del Sergas niegan cita a los pacientes por hallarse desbordados

Servicios de Oncología o Cardiología anulan revisiones y las posponen más de un año

Amelia Naveira López fue ayer a las 8.45 horas a pedir cita con el ginecólogo. Hace tiempo que se encuentra mal y teme que la cosa sea seria, así que el médico de cabecera le dio un volante. Pero en el Hospital Comarcal de Monforte le dijeron ayer que la agenda, el sistema de reserva citas, "está cancelada hasta mayo", y que vuelva entonces, a ver si el mes que viene ya le pueden dar vez para más adelante. Indignada, esta quiosquera de 51 años llamó al PP. Y a las 10.30, en el Parlamento, Alberto Núñez Feijóo recibía un papel con su nombre y hacía la denuncia.

"Quien no ha ido a la privada, lo ha pagado con su salud", dicen desde un hospital

En Pontevedra, las revisiones de seis meses se retrasan hasta "casi dos años"

Rosa María tuvo cáncer de mama y espera dos años para una mamografía

Pero el de Monforte no es el único hospital colapsado. Sin identificarlos, Feijóo citó a otros enfermos del hospital de Ourense y del Xeral-Calde de Lugo que no han sido atendidos. Con el cierre de agendas, las especialidades médicas logran congelar las listas, evitar que sigan creciendo. Y hacen esto a pesar de que en 2005, según fuentes de Sanidade, la conselleira, María José Rubio, transmitió a los hospitales una orden tajante: quedaba "terminantemente prohibido cerrar agenda".

Por su parte, el delegado provincial de Sanidade en Lugo, Miguel Ángel Rodríguez Lois, niega que las agendas de Ginecología en los hospitales Xeral-Calde (Lugo) y Monforte estén cerradas. Admitió que existe una lista de espera "para tiempo" de unos 1.300 pacientes, pero atribuyó esta circunstancia a las bajas, que no se cubrieron, de cuatro ginecólogos hace unos meses y que obligaron a cancelar más de mil citas.

En Ourense, la espera en Cardiología es de más de un año, según confirman representantes de UGT y CIG en el complejo hospitalario (CHOU). "No hay listas de espera porque la táctica es la de decirle al paciente que ya lo avisarán", señalan los delegados sindicales, que sostienen que antes de un año no suelen atenderse casos "incluso de riesgo". Atribuyen la demora a la huelga de médicos "en la que participaron bastantes cirujanos, con lo que se infló la lista".

Lo constata Juan M., un orensano que sufrió un infarto en octubre de 2007. Tras el by-pass, el paciente pidió vez para la primera revisión y le dieron cita para octubre de 2008. También en el CHOU, Rosa María A. deberá esperar un año y ocho meses para que le hagan la mamografía "anual". Esta mujer de 43 años fue operada de un cáncer de mama hace dos, pasó una revisión y el médico le dio el volante para la mamografía que le correspondería a principios de 2009. En la ventanilla, en cambio, le dieron cita para diciembre de 2009. "Es la primera vez, en 17 años", que tiene que esperar casi dos años para la revisión.

Fuentes del Complejo Hospitalario de Pontevedra (CHOP) aseguran que "todas las agendas de Cardiología están abiertas". No obstante, desde algunos centros de salud de la provincia, dependientes de la capital, no se puede solicitar vez porque, según dicen, "cuando la espera es superior a tres meses el sistema no nos permite acceder".

Profesionales de este departamento del CHOP afirman que "se siguen dando citas pero no en los plazos recomendados, hay muchos pacientes que llevaban esperando un año y han caído en un buzón generando infinidad de reclamaciones que no han sido contestadas". Y añaden: "Quien no ha acudido a la privada lo ha pagado con su salud".

Este buzón al que se refieren los médicos y que, según dicen, "ya está cerrado", es un registro paralelo, abierto en 2007, en el que constaban aquellas personas pendientes de consulta y que se prevé que "antes del verano" que viene serán atendidas. Para agilizar ese trabajo, la gerencia ha puesto en marcha consultas "de alta resolución" en horario de tarde, en las que en una única visita se obtiene diagnóstico y tratamiento. La medida es calificada de "trapallada" por algunos profesionales: "Los problemas graves no se resuelven en una tarde". A este sistema paralelo se refirió ayer Feijóo al denunciar una "lista de espera oculta", con 2.000 personas, en Cardiología de Pontevedra.

Desde este equipo afirman que, junto a la UCI, este servicio es "el más deteriorado" del centro. "Hace dos años [antes de que María Codesido fuese designada gerente] no había lista de espera porque había una plantilla completa". Esta falta de personal, de la que la gerencia "hace oídos sordos", provocaría el engorde de las listas en las que las revisiones de 6 meses se retrasan hasta "casi dos años". Extremo que niegan fuentes oficiales del CHOP, que aseguran que las consultas "funcionan con normalidad" y la plantilla "está completa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de abril de 2008