Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro inmobiliario

El precio real de la vivienda cae por primera vez en los últimos 10 años

Los pisos se encarecen un 4% frente al 4,5% que subieron los otros productos

Ya es oficial. Su piso perdió valor en los últimos 12 meses, algo que no ocurría desde finales de 1997. Los datos que el Ministerio de Vivienda hará públicos hoy muestran que la vivienda se ha encarecido un 4% desde abril de 2007. Este porcentaje se queda cinco décimas por debajo de la inflación de marzo, que ha escalado hasta el máximo en 13 años. ¿Qué significa esto? Que, en términos reales, los precios han caído. En la anterior crisis que azotó al sector inmobiliario, la de los años noventa, la pérdida de valor se alargó durante siete años.

Las cajas reducen al 0,9% la previsión de crecimiento económico en 2009 En la crisis de los noventa, la vivienda perdió valor durante siete años

Y si el coste de las casas se ha relajado este año, en el último trimestre se ha congelado, con una subida del 0,8%. Ya hubo el año pasado algún trimestre con aumentos por debajo del IPC, pero ésta es la primera vez en la década que la caída real se produce en la tasa interanual, es decir, la que resume la evolución de los 12 meses anteriores. Y otro récord: la media española del metro cuadrado de vivienda libre supera los 2.100 euros.

En esta coyuntura llega la recién nombrada ministra, Beatriz Corredor. Justo en el momento en el que se alcanza el objetivo del anterior Gobierno: que el precio de la vivienda creciera al mismo ritmo que el resto de bienes de consumo.

El problema es que una vez llegado a ese punto, el mercado lo ha traspasado. Los precios crecen ahora menos que la inflación, y se intuye en un futuro no lejano la situación más temida por los constructores: una caída generalizada de los precios en términos nominales. A esto se añaden las dudas que muchos expertos siembran sobre la calidad de las estadísticas inmobiliarias. Algunos analistas consideran que el ajuste a la baja es más brusco del que reflejan los datos oficiales, que sí dan cuenta de caídas en varias provincias.

Los promotores han reconocido que la bajada ha irrumpido en algunos segmentos del mercado, como la vivienda usada o la segunda residencia, pero se resistían a admitir descensos en los de nueva construcción. Hasta el pasado martes, cuando el G-14, el lobby de las grandes inmobiliarias aseguró que el ajuste a la baja ya ha ocurrido en el último semestre.

Pero la estadística que hoy se presenta no sólo habla de precios. También perfila el panorama de las ventas. Y como ya se sabía, la crisis afecta a todo el sector, pero a algunos más que a otros. Así, mientras que la caída en la compraventa de segunda mano es del 23%, la nueva se salva con un descenso menor, de tan sólo el 0,9%.

Estos datos son bastante mejores que los del INE. Este organismo calcula que el desplome de las compraventas fue en 2007 mucho mayor: un 36% en la vivienda usada, y un 15% en la nueva.

El último reducto que le queda a un sector en caída libre es la vivienda protegida. Y ésta, según los datos oficiales, ha tenido una buena evolución. Unas 200 familias compraron cada día de 2007 un piso con algún tipo de protección. La suma de todo el año, 73.000 compras, suponen un aumento de casi el 20% respecto a 2006. Estos datos son importantes tanto para unas empresas que no saben cómo deshacerse de un stock que hoy por hoy no consiguen vender, como para un Gobierno que se ha comprometido a aumentar el número de viviendas protegidas, hasta las 150.000 anuales.

El sector de la construcción es, precisamente, uno de los factores que explican la revisión a la baja de las previsiones que ayer anunció Funcas. La fundación de las cajas de ahorros estima para 2008 un crecimiento del 2% (seis décimas menos de lo previsto en febrero). Pierden impulso todos los componentes de la demanda, pero especialmente el sector de la inversión residencial, que retrocede un 6,9%. Y el escenario empeorará de forma considerable en 2009. Funcas anticipa un fuerte bache para la economía, con un crecimiento de apenas el 0,9%, siete décimas menos que la anterior previsión.

Además, el Círculo de Empresarios habló de las medidas económicas que tiene previsto aprobar hoy el Gobierno. Las calificó de "insuficientes" para combatir la desaceleración. Claudio Boada, presidente del Círculo, pidió al Ejecutivo que controle "con rigor" las políticas de gasto no productivo ante el futuro.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 2008