ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 16 de abril de 2008
Necrológica:

Abe Osheroff, brigadista que luchó en la Guerra Civil española

Participó también en las protestas tras la condena a Sacco Vanzetti y por los derechos de la población negra de EE UU

Abe Osheroff fue uno de los casi 3.000 brigadistas estadounidenses que lucharon contra Franco durante la Guerra Civil española. Aquella decisión que marcó su vida tuvo, seis días antes de morir, la recompensa que le negaron seis décadas de historia olvidada: el 30 de marzo se inauguraba en San Francisco el primer y único monumento que Estados Unidos le ha dedicado a los hombres que decidieron voluntariamente unirse a la lucha contra el fascismo en España.

Aquel día sólo quedaban 39 vivos de los cuales 11, entre ellos Osheroff, acudieron a una emotiva ceremonia en la que este hombre de 92 años tuvo la oportunidad de darle las gracias a aquella ciudad "por hacernos inmortales" y sobre todo, de recordarle al mundo "que pese a que quedamos pocos, estamos hechos de una pasta que no se desvanece, con o sin monumentos".

Osheroff fallecía el 6 de abril de un ataque al corazón. Otros dos brigadistas, Abe Smorodin, de 92 años y Ted Belfort, de la misma edad, morían un día después, como si hubieran esperado a ver erigirse aquel monumento antes de partir. Los tres dejaron este mundo con la satisfacción de sentirse reconocidos en su propio país por unos ideales que como subrayó el propio Osheroff durante la ceremonia, no pueden perderse porque "los bastardos nunca dejarán de ser malvados y los seres humanos decentes nunca se rendirán en su lucha".

Osheroff, nacido en Brooklyn en una familia de inmigrantes judíos rusos, entró en política con apenas 12 años, cuando se unió a las protestas contra la condena a muerte de los anarquistas Sacco y Vanzetti en los años veinte. Estudió en Nueva York y se afilió al partido comunista pero su llamada estaba en los sindicatos, donde trabajó organizando a los obreros de Pensilvania antes de partir para luchar en la Guerra Civil española. El día de su muerte aún conservaba su carné del sindicato de carpinteros. Su decisión de unirse a los brigadistas la tomó tras ver las noticias sobre el bombardeo nazi de Gernika. A pocas millas de la costa española, el barco que le llevaba a España se hundió y tuvo que llegar a nado. Luchó en diferentes batallas, incluida una bronca personal con el mismísimo Ernest Hemingway, que le acusó de robarle su comida, algo que el propio Osheroff reconoció. En agosto de 1938 le hirieron y regresó a Estados Unidos.

Pero como para la mayoría de los miembros de la Brigada Abraham Lincoln, el retorno no fue fácil. Tras el final de la II Guerra Mundial los conservadores estadounidenses les hicieron la vida imposible, identificándoles con el enemigo de entonces, los comunistas y allegados. Pero las continuas persecuciones a las que fue sometido no le amedrentaron. Tras presentarse sin éxito a las elecciones a concejal de Nueva York en 1940, realizó todo tipo de trabajos pero siempre con un pie en el compromiso político: organizó equipos de estadounidenses para viajar a Nicaragua y colaborar con el Gobierno de izquierdas que después fue derrocado con la ayuda de Estados Unidos, fue un vocal opositor a la guerra de Vietnam e incluso luchó contra las inmobiliarias en la costa de California. Tras llegar a Misisipi en 1964 para ayudar en la lucha por los derechos civiles de la población negra, sufrió un intento de asesinato del que salió ileso. Hace apenas un año aún se le podía ver protestando en Seattle contra la guerra de Irak. Durante una sentada en 2006, sufrió el último de los múltiples arrestos de su vida. "Mi barco se hunde, pero mis cañones siguen disparando. Otra forma de decirlo es que tengo un pie en la tumba y otro bailando", dijo durante una entrevista reciente.

Osheroff firmó un celebrado documental sobre sí mismo: Dreams and Nightmares, en 1974, que consiguió diversos premios en Europa y en el que relataba su odisea de Brooklyn a España. Años después realizaría otro filme sobre pósters de la época de la Guerra Civil española.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana