Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rumania ofrece empleo para que sus ciudadanos vuelvan a casa

El ministro de Trabajo de Rumania, Paul Pacuraru, viajará el próximo fin de semana a Castellón para dar a conocer las posibilidades de trabajo y las perspectivas de futuro de aquel país con el fin de que los ciudadanos que actualmente viven en España se planteen la vuelta a su lugar de origen. La iniciativa forma parte de una política del Gobierno rumano para fomentar el retorno de los emigrantes.

Según informa Efe, Pacuraru ha cifrado en 500.000 el número de empleos vacantes en varios sectores de la economía rumana. El cónsul de Rumania en la Comunidad Valenciana, Liviu Popa, señaló ayer que la construcción, tanto de obra privada como pública, y la hostelería son los dos sectores que abarcan un mayor número de ofertas de trabajo.

Las jornadas se desarrollarán los días 12 y 13 abril en el recinto de la Pérgola de la capital de La Plana, donde se expondrá una campaña informativa que no se limitará, tal como señaló el cónsul, a dar a conocer las ofertas de trabajo, sino también las tendencias de evolución del mercado del trabajo, las oportunidades para abrir un negocio y las medidas a las que pueden acceder los emigrantes para financiar su puesta en marcha, así como las posibilidades de acceder a los fondos europeos y a la formación profesional, tras la entrada de Rumania en la Unión Europea el pasado 1 de enero.

"Así daremos respuesta no sólo a lo que significa la necesidad de un puesto de trabajo en Rumania, sino también al futuro que les espera, a ellos y a sus familias, e informaremos de otros temas como la Seguridad Social y la Sanidad", expuso Popa. Aunque muchos de los rumanos que se trasladaron a trabajar a España mantienen vínculos y familia en su país de origen, el acceso a una vivienda para quienes no la poseen será otro de los temas que se abordarán.A Castellón se trasladarán el próximo fin de semana desde Rumania empleadores y funcionarios de la Agencia Nacional para Ocupación de la Fuerza de Trabajo, de la Casa Nacional de Pensiones, de la Casa Nacional de Seguros de Salud, del Ministerio para Empresas Pequeñas, Medianas, Turismo y Profesiones Liberales, que participarán en la jornada. "Si tenemos déficit de fuerza de trabajo es preferible conseguir que los r

umanos vuelvan a casa, antes que traer mano de obra de Asia, África u otras partes", declaró el ministro de Trabajo, Paul Pacuraru. "Es cierto que hace mucha falta", insistió el cónsul en la Comunidad Valenciana.

La presencia de rumanos en la provincia de Castellón asciende, según los datos que se barajan, a unas 50.000 personas si se considera sólo a los empadronados. La cifra se eleva hasta 200.000 en el conjunto de la Comunidad Valenciana, teniendo en cuenta también una cantidad aproximada de rumanos que no figuran en el padrón de ningún municipio valenciano.

El Gobierno rumano adoptó a principios de año un plan de medidas para la vuelta de quienes trabajan en el extranjero y que se estima en dos millones, de los que más de 500.000, con documentos legales, residen en España.

Además de España, Italia es otro de los principales destinos de los emigrantes rumanos. Por eso, el Gobierno rumano organizó una jornada como la que se celebrará en Castellón el pasado mes de febrero, en Roma, que se centró sobre todo en el sector de la construcción, donde los empleadores rumanos ofrecieron sueldos de 1.000 euros para los obreros cualificados.

El consulado desconoce cuántos rumanos participarán en las jornadas pero vaticinan que serán muchos, después de que a las sesiones realizadas en Roma se acercara casi un millar de personas.

Por otro lado, las autoridades rumanas cooperan con las españolas en una campaña de información para desalentar a los rumanos a que acepten trabajo ilegal, añadió el ministro.

De hecho, en su visita, el pasado noviembre, a la Comunidad Valenciana, el presidente de Rumania, Traian Basescu, ya manifestó su deseo de que los trabajadores rumanos regresen para trabajar en su país e hizo especial hincapié en "los mecanismos para convencer a los rumanos que trabajan ilegalmente en España para que vuelvan a Rumania, con la ayuda de los empresarios españoles que están ganando ahora los concursos de obras públicas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de abril de 2008