Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movida en el psiquiátrico a ritmo de Manu Chao

'LT22 Radio La Colifata', el triunfo de una radio 'alocada'

En Marte abundan los coches verdes. Pero faltan helicópteros, aviones y personas. Así es al menos como describe el planeta rojo uno de los muchos locutores de la emisora terapéutica LT22 Radio La Colifata. Impulsada en 1991 por un psicólogo del hospital psiquiátrico argentino José Tiburcio Borda, la radio es un baño de autoestima y libertad de expresión para los pacientes del centro. El realizador argentino Carlos Larrondo ha dedicado 11 años de trabajo a recoger la experiencia de la emisora y sus artífices en un documental homónimo que ha contado con la colaboración entusiasta del cantante Manu Chao. Él ha puesto la música y ha ofrecido sugerencias para el montaje, estrenado el viernes pasado en España.

Larrondo comenzó el documental como un ejercicio académico para sus estudios de imagen y sonido, que fructificó en el cortometraje De locos para locos. Aquella primera experiencia le dejó tan enganchado a los colifatos (expresión cariñosa utilizada en Argentina para referirse a los enajenados) que quiso contarle al mundo la maravillosa experiencia radiofónica repetida todos los sábados del año en el patio del sanatorio. El documental muestra cómo los pacientes se reúnen bajo un árbol y se alternan democráticamente en el uso del micrófono. Alfredo Olivera, el psicólogo impulsor y director de La Colifata, ofrece una reflexión de calado para explicar las capacidades curativas de las ondas. Los enfermos siguen hablando para sus propias voces interiores. Pero por el camino encuentran un interlocutor, el oyente. Y eso les permite conectar con el mundo exterior.

Once años dan para mucho. Y en este tiempo Larrondo se estableció en Cataluña y mantuvo ocupaciones diversas. Entre ellas, la realización de video-clips, cuya estética y ritmo contagia el documental. "Me llevó mucho tiempo encontrar el modo de contar la historia. Quería que hubiera un diálogo directo entre los protagonistas", señala el realizador. En este sentido, su trabajo es "una llamada a la conciencia del espectador".

Entre los muchos videoclips que ha realizado a lo largo de su trabajo destacan algunos para Manu Chao. Del trabajo surgió la amistad, y cuando el cantante se enteró de su proyecto acabó por implicarse casi tanto como él mismo. El documental acaba con un multitudinario concierto benéfico en Buenos Aires, un mano a mano entre Chao y los colifatos. No fue tan sencillo encontrar la financiación necesaria para acabar LT22 Radio La Colifata, que finalmente ha salido adelante gracias a la complicidad de los productores Loris Omedes y Antón Reixa, y a la colaboración de TVE.

Larrondo repite que la enfermedad mental es una problemática que nos acecha a todos. Y él ha intentado darle visibilidad, lejos de una actitud muy común consistente en desentendernos de quien la padece. Con humor, Omedes introduce una puntilla: "No sé quién está más loco: los colifatos, Carlos por dirigir esta película o yo por producirla". Parece que no van del todo descarriados cuando una marca de refrescos ha convertido en sus protagonistas a los pacientes del Borda, en un anuncio cuya estética recuerda a la del documental.El filme muestra cómo los pacientes se alternan en el uso del micrófono

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de abril de 2008