Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El túnel del AVE une dos barrios

Los vecinos de Sant Marcel·lí celebran la eliminación del muro con Camí Reial

El inicio de las obras del AVE en suelo de Valencia en los próximos días es motivo de celebración para unos y de quejas para otros. Entre los primeros, los vecinos del barrio de Sant Marcel·lí, separados de los de Sant Vicent-Camí Reial por las vías de Cercanías de Renfe, una barrera física bautizada como "el muro de la vergüenza". Así lo recordó ayer la presidenta de la asociación de Sant Marcel·lí, Carmina Castelló, poco antes de realizar con vecinos y concejales socialistas y populares un último y simbólico viaje en el tren en superficie. Avanzado el viaducto que cruza el viejo cauce del Turia, la obra se adentra en Valencia, donde el AVE comenzará su descenso hacia el centro junto al Cementerio General. Un falso túnel cubrirá la línea, de modo que desaparezca la separación entre barrios.

La obra obliga a cortar parte de la línea que sale de la Estació del Nord y cruza el viejo cauce para continuar a Buñol y Utiel (C-3), hacia Xirivella-L'Alter (C-4) o Cuenca (trenes regionales) de forma "temporal", como indicó ayer la empresa estatal Adif, que construye el AVE. La interrupción del tráfico en la zona durará hasta 2010, cuando el Gobierno prevé que la alta velocidad cubra el trayecto Valencia-Madrid. Los viajeros de Buñol, Xirivella y regionales (9.380 diarios) abandonarán el tren en la estación de Vara de Quart, ya superado el cauce, donde podrán enlazar con el mismo billete con las líneas 3 y 5 del Metro en la parada de Sant Isidre, a 300 metros.

A pesar de las constantes críticas a la gestión del AVE por parte del Gobierno, la Generalitat no ha tardado en ponerse de acuerdo con Renfe y Adif para facilitar el trasvase de viajeros. Ferrocarrils de la Generalitat (FGV), que gestiona el Metro, percibirá 1,2 millones de euros al año por transportar a los usuarios de Cercanías desde Sant Isidre hasta plaza de España (línea 1) o Bailén (línea 5). El acuerdo se ampliará a la estación de Colón. La frecuencia de paso del Metro es de unos cinco minutos, mayor que la de Cercanías, lo que permite absorber el flujo de pasajeros. El viaje de Cercanías se incrementará en 15 a 20 minutos con el transbordo, aunque el lunes, primer día laborable tras el corte, habrá complicaciones por la huelga de maquinistas de Metro, con un 66% del servicio.

Los alcaldes del área metropolitana han expresado en las últimas semanas sus quejas y propuestas al corte de tráfico y han reivindicado de nuevo un billete único para el tren, autobús y metro, pendiente desde hace años. Ayer, los alcaldes de Utiel, Siete Aguas y Chiva, entre otros, divulgaron un singular manifiesto para pedir el aplazamiento del corte hasta que haya "compromiso" de restablecer la línea al acabar el AVE, una supuesta supresión que "intuyen" y no está en los planes del Gobierno.

Corte de línea con transbordo al Metro

- La obra del AVE en Valencia corta el tráfico de Cercanías y regional entre la Estació del Nord y Vara de Quart.

- Los viajeros de las líneas C-3 y C-4 de Renfe bajarán (o subirán) en Vara de Quart y enlazarán con el Metro en la parada de Sant Isidre, a unos 300 metros unidos por una marquesina. Podrán optar por la línea 1 hasta plaza de España o la 5 hasta Bailén con el mismo billete y en los dos sentidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008

Más información