Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusados tres agentes de pinchar el salvavidas a cuatro inmigrantes

Intentaban llegar a nado a Ceuta y uno de ellos murió ahogado

La Fiscalía General del Estado ha ordenado que se investigue si tres guardias civiles de Ceuta cometieron un delito de homicidio por imprudencia al "pinchar" los salvavidas de cuatro inmigrantes subsaharianos. Uno de ellos murió ahogado. Los hechos ocurrieron en la madrugada del 26 de septiembre de 2007. Una embarcación de la Guardia Civil con tres agentes interceptó a cuatro inmigrantes (tres hombres y una mujer) que intentaban llegar a nado a Ceuta desde la costa marroquí. Los agentes les detuvieron, les esposaron y volvieron con ellos a aguas marroquíes. Les empujaron al agua y les pincharon con un cuchillo los salvavidas que llevaban, según el fiscal.

Los guardias civiles se rieron cuando pidió auxilio, según el escrito del fiscal

El Juzgado de Instrucción número 1 de Ceuta abrió diligencias hace unos meses, tras la denuncia presentada por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Los guardias civiles ya han prestado declaración ante el juzgado.

El hombre fallecido era un senegalés de 29 años, que "comenzó a pedir auxilio diciendo que no sabía nadar". Los agentes se lo tomaron "a broma y se rieron", según el escrito del fiscal. Poco después se percataron de la realidad y un guardia civil se tiró al agua para sacar al inmigrante y tratar de reanimarle, pero ya era demasiado tarde. Efectivos del Emergencias estuvieron más de una hora en una cala ceutí realizando sin éxito maniobras de reanimación. Sólo pudieron certificar su muerte.

CEAR añade en su denuncia, en la que cita como testigo a otro de los inmigrantes de aquella expedición, que cuando los sin papeles llegaron a la costa marroquí de Beliones, junto a la frontera este de Ceuta, los agentes de ese país se negaron a aceptar al que presentaba "signos claros de agonía", por lo que la Guardia Civil llamó a una ambulancia de Ceuta, que tardó casi una hora en llegar, y dos camilleros recogieron al hombre cruzando por la cancela fronteriza, en lugar de la frontera oficial.

El fallecido fue enterrado en el cementerio de Santa Catalina de Ceuta como no identificado, si bien las gestiones de la CEAR determinaron que se trataba de Laucling Sonko, de 29 años, nacido en Samboulandian (Senegal), que tenía una hermana, un cuñado y un primo con residencia legal en Vícar (Almería).

Los otros tres inmigrantes eran un hombre de Costa de Marfil y un hombre y una mujer cameruneses, que sufrieron hipotermia, magulladuras y heridas como consecuencia de la presunta acción de los guardias civiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 2008