Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis andina

Las FARC matan a uno de sus jefes

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han perdido en menos de ocho días a dos de los integrantes de su dirección. Ayer se confirmó la muerte, ocurrida el miércoles de Iván Ríos, alias de José Juvenal Velandia, tras la operación desatada por el Ejército el 17 de febrero pasado en un paraje montañoso, unos 400 kilómetros al noroeste de la capital, en la zona cafetera del departamento de Caldas. Ríos, el más joven miembro del secretariado de esta organización, nacida como autodefensa campesina que devino en guerrilla comunista, fue abatido por sus mismos hombres para "aliviar la presión" del cerco que sufrían y supuestamente para cobrar los cinco millones de dólares de recompensa. Un comandante guerrillero entregó "la mano derecha, el pasaporte y el ordenador" de Ríos al mando militar, según confirmó anoche el Ministerio de Defensa colombiano.Desde 2003, Ríos era uno de los dos suplentes de la junta directiva de cinco miembros principales. Uno de estos últimos era Raúl Reyes, muerto el pasado sábado en un ataque en territorio ecuatoriano, lo que generó la actual crisis.

El Ejército cercó el campamento de las FARC con la información facilitada por dos desertores. Hay un programa que premia a los reinsertados que den información. La recompensa es proporcional al golpe dado. Ríos fue durante años parte de la dirección del comando central de las FARC, que tiene entre 800 y 1.200 hombres en armas.

Visto siempre más como ideólogo y político que como militar, Ríos, de 46 años y economista, era considerado uno de los miembros más activos y con mayor futuro de la organización. Por otro lado, una patrulla de la Guardia Nacional de Venezuela penetró anoche durante un breve periodo de tiempo en territorio de Colombia. Según informaron algunos canales de televisión, en el incidente se produjeron intercambios de disparos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de marzo de 2008