Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
La política de inmigración de los populares

Rajoy restringirá el uso del velo islámico

El PP sigue el modelo francés para "impedir que sea un elemento de discriminación"

El PP ha decidido entrar de lleno en el asunto de la inmigración aplicando el modelo de la derecha francesa, liderada por Nicolás Sarkozy. El programa de los populares no sólo llevará un contrato que los extranjeros deberán firmar para comprometerse a "respetar las costumbres españolas", una idea que se mantiene en la indefinición total. También verán cómo el PP, si gana, restringe el uso del velo islámico (término con el que se habla del pañuelo con el que algunas musulmanas se cubren el cabello).

Nadie del PP quería concretar ayer si lo prohibirá por completo en las escuelas, como ha sucedido en Francia. Diversas fuentes conocedoras del contenido del programa señalan que la redacción será más ambigua -como suele suceder en este tipo de textos- y dejará margen de decisión a los colegios, pero marcará una orientación clara para restringir el uso del velo.

Ignacio Astarloa, responsable de Justicia del PP, se mostró cauto pero dejó clara la línea de su partido en este asunto: "Habrá un pronunciamiento concreto en el programa. Y avanzará en la dirección de defender la igualdad entre hombres y mujeres y lograr que el velo no sea un elemento de discriminación ni en la escuela ni en ningún otro ámbito. No pueden desarrollarse prácticas que rompan radicalmente el elemento central del principio de igualdad entre el hombre y la mujer", insistió.

El PP, según confirman varios de sus estrategas consultados, se ha lanzado de lleno a por el voto de las barriadas humildes, donde los españoles conviven con inmigrantes. Sus encuestas detectan que es ahí, entre los obreros e hijos de obreros que no son ni mileuristas, donde el PSOE está perdiendo más fuerza.

Por eso, Rajoy prometió primero eliminar los impuestos a quien gana menos de 16.000 euros, después insistió en que quien le hará ganar las elecciones son "los que se levantan temprano para ir a trabajar" y no "los listos" que le criticaban por no incluir a Alberto Ruiz Gallardón en las listas.

Como último golpe de esa opa hostil contra un electorado tradicionalmente socialista -y cuya pérdida fue clave para la derrota de la izquierda en Francia-, Rajoy se lanza ahora a una política mucho más dura contra la inmigración y especialmente contra más de un millón de musulmanes que viven en España, con más problemas de integración, por motivos culturales, que los inmigrantes latinoamericanos.

Rajoy insiste también en que José Luis Rodríguez Zapatero "ha liquidado las señas de identidad de la izquierda española" al aprobar el estatuto catalán, y se presenta como el único defensor de la igualdad entre españoles, un valor tradicional de la izquierda, e insiste en que él quiere "ciudadanos libres e iguales".

Astarloa no sólo se quedó en el velo. Puso algunos otros ejemplos de cuestiones polémicas que, en su opinión, habrá que decidir tras un debate. Dijo que además de resolver los problemas en la Educación y la Sanidad que generan la llegada de inmigrantes, hay que ver qué pasa con las musulmanas que se hacen las fotos para el DNI con el velo puesto, o las niñas que exigen "reglas especiales para hacer la gimnasia o ir a la piscina en el colegio", o los que "requieren mesas especiales en los comedores escolares" porque comen cosas distintas. "Son problemas que se están viviendo", insistió Astarloa después de dibujar un panorama gravísimo en el que él ve "agresiones racistas, e integrismo extremo", motivo por el que el PP se verá obligado, si gobierna, a "poner orden e integración en el caos organizado por Zapatero".

El PP también desgranó otras medidas que desarrollan su contrato de integración. Los inmigrantes recibirán "cursos de formación sobre la lengua, las leyes y las costumbres" españolas, que organizará el Gobierno. El contrato deberá ser firmado por todas las personas que pidan al cabo de un año la renovación de su permiso de residencia. El Estado sería el encargado de verificar el esfuerzo realizado por el inmigrante para su integración, por lo que el PP contempla crear una Agencia Nacional que coordinaría todas las medidas relacionadas con esta materia, explicó Astarloa a Servimedia.

Propuestas del PP

- Velo. "El programa avanzará en la dirección de defender la igualdad entre hombres y mujeres y lograr que el velo no sea elemento de discriminación en la escuela ni en ningún otro ámbito".- Cursos. Los inmigrantes recibirán "cursos de formación sobre la lengua, las leyes y las costumbres" españolas, que organizará el Gobierno.- Niños. Se estudiará qué hacer con las niñas que exigen "reglas especiales para hacer la gimnasia o ir a la piscina", y los que requieren comida especial, como es el caso de musulmanes y judíos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2008

Más información