Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez ordena que la niña saharaui vuelva con su madre a final de curso

La progenitora recurrirá el auto porque exige la entrega "inmediata" de su hija

El matrimonio de Villaverde del Río (Sevilla) que acoge desde hace año y medio a una niña saharaui tendrá que entregársela de forma "definitiva" a su madre. La juez de Lora del Río ha dictaminado que el acogimiento de la pequeña es "irregular" y que la niña debe volver con su madre, que la reclama desde hace meses, si bien, la entrega se hará de forma "progresiva" para "evitarle perjuicios a la menor".

El matrimonio de Villaverde y la madre de la niña, Chedgjemoula Mohamed Bibat, firmaron en marzo de 2006 un acuerdo de acogida temporal mientras la madre legalizaba su situación en España. En octubre de ese año, Chedgjemoula reclamó a su hija, que tiene siete años, pero el matrimonio le convenció de que la dejara con ellos hasta final de curso.

Chedgjemoula regresó después a por la pequeña y la familia volvió a poner trabas a la entrega. El caso ha acabado a los tribunales después de que el matrimonio solicitara al juez que la niña se quede con ellos "temporalmente" y la madre les denuncie por un supuesto delito de "sustracción de un menor".

El auto firmado ahora por la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Lora, Isabel de Luque, corresponde a la vista celebrada el pasado viernes por la medida provisional pedida por la familia de acogida. La juez considera que el matrimonio "carece de legitimación" para quedarse con la niña y establece una fecha para la "entrega inmediata, definitiva y sin más demora": el 23 de junio de 2008, último día de curso escolar. "[...] Y no por la pérdida académica que pueda suponerle a una niña de tan corta edad, sino por el trastorno que le produciría abandonar su entorno de manera brusca".

La madre de la menor, había pedido la devolución "inmediata". Pero la juez entiende que la niña debe regresar poco a poco con su madre "de forma que se vaya adaptando y reintegrando a su nueva vida escalonadamente".

La juez no establece un régimen de visitas a favor de la madre para los próximos meses porque entiende que "como su hija que es", podrá "recoger y tener a la menor en su compañía en la localidad donde reside [Villaverde] siempre que así se lo interese al matrimonio" que la acoge.

El auto señala también que, si Chedgjemoula pudiera acreditar que vive en Villaverde y tiene una casa y recursos económicos para atender allí a su hija, "le sería entregada inmediatamente de forma definitiva, pues desaparecería la ruptura brusca con el núcleo [...] en los que se encuentra ahora inmersa".

El abogado la madre, Ignacio Fernández de la Mata, anunció ayque recurrirá el auto porque cree que la entrega debe ser "inmediata". El letrado sugirió también que la madre podría trasladarse a Villaverde si la juez, como da a entender el auto, garantiza que, de esa forma, la niña regresaría ya con Chedgjemoula. Este periódico intentó ayer, sin éxito, ponerse en contacto con el letrado de la familia de acogida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008