Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Irán silencia a sus mujeres

Cerrada la revista femenina 'Zanan' por criticar al régimen

La agencia Fars, próxima a los conservadores iraníes, anunció ayer el cierre de la revista Zanan (Mujeres). La medida, que pilló por sorpresa a su directora, Shahla Sherkat, supone un duro golpe para las iraníes, que encontraban en esa publicación mensual una plataforma de defensa de sus derechos y uno de los escasos foros en los que compartir sus preocupaciones.

"Lo he leído en Fars, pero el ministerio aún no me lo ha comunicado oficialmente, por lo que de momento seguimos trabajando", aseguró anoche Sherkat. La normalidad era más un deseo que otra cosa, porque las redactoras no podían ocultar su preocupación mientras intentaban cerrar el número que debe ponerse a la venta el jueves y cuya portada va dedicada a Benazir Bhutto.

La revista, fundada por Sherkat en 1992, había logrado sortear la censura a pesar de abordar polémicos temas sociales y políticos. En un país donde los periodistas pagan con la cárcel sus desafíos al poder, Zanan ha osado sacar a la luz los mal llamados crímenes de honor, el comercio sexual y los abusos domésticos. Su audacia la convirtió en la principal publicación femenina, con unos 40.000 ejemplares mensuales.

Sin embargo, su orientación disgustaba en el Ministerio de Cultura y Orientación Islámica, que le ha retirado la licencia, según Fars. Periodistas e intelectuales se quejan de que con la llegada a ese ministerio de Mohamed Saffar-Harandi, un antiguo guardián de la revolución muy próximo al presidente Mahmud Ahmadineyad, se ha reducido el espacio para la crítica. "Es la guinda del acoso al que Ahmadineyad somete al movimiento feminista", declaraba indignada una activista de los derechos de la mujer.

Desde que accedió al Gobierno, hace dos años y medio, el presidente iraní ha tratado de poner freno a las actividades de las feministas. Al menos un centenar han sido detenidas en este tiempo. Sin embargo, la absolución de varias en estas semanas previas a las elecciones legislativas les dio un respiro. El cierre de Zanan parece indicar que no pueden bajar la guardia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 2008