Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

Tele 5 se ríe de la polémica de 'Sin tetas no hay paraíso'

Con la audiencia como mejor aval, 3,9 millones de espectadores, la cadena responde con humor a las críticas

La controversia ha llegado al prime time. El gusto popular ha chocado, una vez más, con lo políticamente correcto cuando Sin tetas no hay paraíso se ha incorporado a la parrilla de Tele 5 (miércoles, 22.15). Lleva tres semanas en antena y ya ha habido dos peticiones para que se retire.

Tele 5 opta en su 'web' por el tono de chufla: "Pechos del mundo, ¡uníos!"

El Ayuntamiento de Gran Canaria lo solicitó la semana pasada, y este lunes han sido Telespectadores Asociados de Cataluña (TAC), entidad que dice reunir a 17.000 personas, quienes han requerido lo mismo. Alegan que el modelo de "mujer objeto" que presenta esta producción de Grundy no es el "mejor referente", especialmente para los jóvenes. Según el TAC, las mujeres de la serie son "adolescentes ambiciosas por huir de su barrio marginal para entrar en un mundo de dinero fácil y lujo", la serie da un "trato deslumbrante" a la prostitución y al narcotráfico e impone la necesidad de tener un "cuerpo perfecto para encajar en estos ambientes".

La respuesta de Tele 5 ha sido el humor. Su web ha dado el título de "tetas en apuros" a esa polémica. Se mofó del Ayuntamiento de Gran Canaria tachándole de "puritano" e hipócrita. Un artículo que responde a su denuncia se pregunta "si esta corporación se ha planteado dejar de sacar a su reina del Carnaval semidesnuda". Machista o no, 3,9 millones de personas pulsaron el miércoles voluntariamente el cinco de su mando a distancia y fue el programa más visto del prime time, con el 21,8% de cuota de pantalla.

Con la audiencia como mejor aval, Tele 5 se ha permitido subir el tono de la chufla... "Pechos del mundo, ¡uníos!" propone su web, a la vez que muestra una galería de mamas consagradas: el cartel de la película de Bigas Luna La teta y la luna, el conocido retrato Gala, de Dalí, donde la camisa abierta de su mujer deja al descubierto uno de sus senos.

La serie es una adaptación de la novela con el mismo título del escritor colombiano Gustavo Bolivar. La novela, y la serie española, trata de una adolescente con poco pecho que crece en un barrio marginal. Allí, las mujeres seducen a los narcotraficantes para salir de la pobreza. Se ha llevado a la televisión en distintos países, y en la primera versión, la colombiana, la protagonista acaba suicidándose.

Pero la polémica de la serie va más allá de su título. El TAC resaltó en su denuncia algunas frases: "Has tenido mucha suerte de que se haya fijado en ti, es un hombre muy rico, sé amable con él", y el miércoles pasado se pudieron escuchar frases como "Carolina es mía", "Es que a los hombres hay que darles cuerda" o "Cuando hice la comunión tenía los sujes más grandes que los tuyos". Tele 5 no ha querido hacer declaraciones. Sólo afirmó a este periódico que "no hay polémica y es sólo una opinión".

El psiquiatra infantil Paulino Castells afirma que el tema no es para tomárselo a broma. "Los referentes que dan en la televisión no afectan a una chica que esté emocionalmente equilibrada, pero para una adolescente acomplejada sí que puede ser un desencadenante peligroso. Últimamente, muchas menores piden como regalo de Navidad o cumpleaños un aumento de pecho", recuerda.

Una tercera asociación de consumidores, la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), se ha pronunciado. No pedirá la retirada. Su presidente ejecutivo, Alejandro Perales, opina que "es una serie chusca que adolece de casi todas las cualidades, pero como otras muchas que hay en las cadenas de televisión". Su asociación sólo denuncia los contenidos inapropiados en la franja horaria de protección de menores, de 6.00 a 22.00. "A partir de las 22.00 la responsabilidad es de las cadenas y de los espectadores. Si se emiten es porque la gente las ve. Tendríamos que hacer un examen de conciencia y preguntarnos por qué vemos estas cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2008