Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Andy Palacio, 'artista para la paz'

Fue un embajador de la música garífuna, en peligro de extinción

Andy Palacio firmó uno de los discos más valorados de 2007: un fascinante proyecto que algunos han querido ver como un Buena Vista Social Club de la música garífuna. Wátina, que reunió en torno a géneros tradicionales como la festiva paranda a artistas de Belice como el septuagenario Paul Nabor y hondureños como Aurelio Martínez, colecciona críticas entusiastas y fue elegido uno de los 10 discos del año por los críticos de Babelia.

En octubre, Palacio recibió el Premio Womex y en noviembre la Unesco le nombró Artista para la Paz.

Nacido hace 47 años en el pueblecito de Barranco, en Belice, Andy Palacio falleció en la noche del sábado. Por iniciativa del primer ministro de su país un avión especial lo había trasladado a Chicago para ser atendido de un derrame cerebral. En vano. Entró en coma durante el viaje. Sus productores y amigos recuerdan que, en la cultura garífuna, la muerte de un ser querido es una oportunidad para celebrar su memoria.

En 1635 dos barcos negreros españoles naufragaron frente a la isla caribeña de Saint Vincent y los africanos supervivientes se mezclaron con indios caribes: los garífunas son descendientes de aquellos hombres y mujeres que, diezmados y expulsados por los ingleses, tuvieron que refugiarse en la costa atlántica de América Central. Hoy son alrededor de 250.000 repartidos entre Nicaragua, Honduras, Guatemala y Belice. Y, en 2001, la Unesco declaró su lengua, su danza y su música Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

La trayectoria de Andy Palacio no puede entenderse sin Iván Durán. Cuando se conocieron, en 1995, Palacio era un cantante de punta-rock, un estilo bailable influenciado por el merengue y el zouk. Fue Durán quien le convenció de que se centrara en las raíces de la música garífuna. Iván Durán, hijo de catalanes, grabó Wátina para su pequeña compañía Stonetree Records y logró que lo distribuyera Cumbancha, el sello de Jacob Edgar, que ya había incluido canciones de Palacio en los recopilatorios de Putumayo Caribe! Caribe! y Music from the Chocolate Lands.

"Siento que uno de mis papeles es ejercer de abogado de nuestro idioma y nuestra cultura", dijo hace meses en EL PAÍS. El impacto de Wátina había provocado que Andy Palacio y el Colectivo Garífuna anduviera de gira por EE UU, Canadá y Europa. Y se le puede ver en La aventura garífuna, serie documental realizada por Patricia Ferreira para TVE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2008