Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España regala a Marruecos ocho lanzabombas como prueba "de hermandad"

El Consejo de Ministros acordó ayer vender a Marruecos ocho juegos de lanzadores de bombas de aviación por el precio simbólico de un euro. El armamento está valorado en 86.848 euros. La cesión a Marruecos se enmarca en la "colaboración entre ambos países", según el Gobierno, y tiene como objetivo "fortalecer la especial relación de hermandad existente entre las Fuerzas Armadas de España y Marruecos". Defensa ha sustituido ese armamento por otro más moderno.

Fuentes conocedoras de la cesión aseguraron que el sistema es el Lanzador de Bombas Rompedoras 30 (CLB-30), un juego de lanzador de bombas de caída libre con el que se equipan cazabombarderos como el Mirage F1 y el Northrop F5. Expertos en armamento aseguraron que serán incorporados a la flota de Mirage F1 de la Fuerza Aérea marroquí, ya que los F5 están ya en su última fase de vida.

Estos equipos sirven para utilizar bombas de caída libre como el modelo MK-82, uno de los más extendidos en el mundo, con 250 kilos de peso, destacado por su bajo coste y su efectividad para demolición.

Además, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, viajará el lunes a Marruecos. Esta será su primera visita a Marruecos tras la crisis diplomática que provocó la llamada a consultas del embajador marroquí en España, Omar Azziman, por el viaje de los Reyes a Ceuta y Melilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008