ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 18 de enero de 2008

Bernanke y Bush respaldan nuevos estímulos fiscales contra la crisis

La Reserva Federal descarta una recesión y habla de lento crecimiento

La Reserva Federal (banco central de EE UU) volvió a descartar ayer un escenario de recesión en el país. Y aunque Ben Bernanke prefiere hablar de lento crecimiento en su diagnóstico, apoyó ante el Congreso que se pongan en marcha cuando antes estímulos fiscales para que la expansión recupere su potencial. Eso sí, dejó claro que cualquier incentivo debe ser temporal y no elevar el déficit público. La Casa Blanca también respalda que se avance por esta vía.

El Dow Jones, que apuesta por una bajada de tipos, cayó el 2,46%

Bernanke confía en que el crecimiento retomará su senda en EE UU a fin de año o como muy tarde a mediados de 2009. Eso sí, hasta entonces precisó que el ritmo de expansión estará claramente por debajo del potencial (3% del PIB). Y aunque evitó mostrarse alarmista, aseguró que estará vigilante para actuar con "rapidez", "agilidad" y "flexibilidad" ante cualquier cambio en las condiciones económicas o financieras. La situación, dice, es frágil.

El presidente de la Reserva cree que es un "error" leer demasiado en el dato de empleo de diciembre, que calificó de decepcionante tras el fuerte repunte del paro al 5%. Sin embargo, precisó que los riesgos al crecimiento son más pronunciados ahora que hace unos meses, por el efecto combinado de la crisis hipotecaria, el parón en el mercado de la vivienda y el alza de la energía. Por eso consideró que podrían ser necesarias nuevas rebajas en los tipos de interés (4,25%) para apoyar la economía. En este contexto, Bernanke consideró que el paquete de estímulos fiscales que está diseñando el Congreso podría ser complementario a la política monetaria. Aunque puso dos condiciones de principio para su diseño. Por un lado, cree que estos incentivos deben aplicarse cuando más se necesitan y durante un plazo de 12 meses, para que no desestabilicen la economía cuando haya retomado el vuelo. Por otro, dijo que debe cuidarse la disciplina fiscal a largo plazo.

Se trataría de poner con la mayor rapidez posible un dinero extra en manos de las familias con menos recursos, para que puedan mantener el consumo, del que dependen dos terceras partes del PIB. Eso, explicó Bernanke, tendrá un efecto positivo a corto plazo para la economía.

La Casa Blanca también está de acuerdo en que se dé un impulso a la economía por la vía de los incentivos fiscales. Y con este propósito el presidente George Bush discutió ayer con los líderes del Congreso las medidas que quiere presentar hoy. El Partido Republicano y el Demócrata difieren en este momento sobre qué medidas deberían integrar ese plan de incentivos. Sin embargo, parece que hay un principio de acuerdo para que una de los instrumentos que se adopte sea similar a la devolución de impuestos que ya se aplicó para salir de la recesión de 2001.

La Casa Blanca se limita a decir que está dispuesta a escuchar todas las opciones que estén sobre la mesa, que busquen evitar que la economía entre en una crisis más pronunciada.

Wall Street no valorá las palabras de Bernanke y le presiona para que baje los tipos de interés cuanto antes. La Bolsa de Nueva York perdió el nivel de los 12.200 tras caer el Dow Jones un 2,47%. Los bonos del Tesoro se convirtieron en un valor refugio y se situaron en el 3,62% a 10 años.

Y a los problemas que siguen aflorando en el sector financiero, se le sumaron nuevos datos que muestran que el mercado inmobiliario sigue en la senda del debilitamiento. Ayer se supo que las nuevas construcciones de viviendas cayeron un 14% en diciembre, su nivel más bajo en 16 años. Si se compara con diciembre de 2006, la caída fue del 38,2%. Tampoco hay datos muy positivos del lado de los permisos solicitados para iniciar nuevas obras.

El parón en la construcción se comió un punto porcentual del PIB durante el tercer trimestre. Bernanke cree que la crisis inmobiliaria tendrá un impacto mayor en la expansión económica en el cuarto trimestre y continuará así "durante una buena parte" de 2008.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, en la Comisión de Presupuestos de la Cámara de Representantes. / REUTERS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana