Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

10.000 tesoros de la Biblioteca Nacional llegan a la Red

La institucíón participará en una ambiciosa digitalización promovida por la UE

La primera edición del Poema del Cid, grabados de Durero, Velázquez o Goya, dibujos de niños de la Guerra Civil, las Cantigas de Santa María o mapas extraídos del amplio fondo de cartografía que posee la Biblioteca Nacional (BN) se pueden consultar, descargar, reproducir o imprimir sin coste alguno a partir de ayer en la página web de la institución (www.bne.es). 10.000 valiosos tesoros, entre manuscritos, ediciones antiguas de libros, dibujos, carteles o fotografías, están en la Red a disposición de investigadores, estudiantes o simples curiosos.

La Biblioteca Digital Hispánica, que se enmarca dentro del proyecto común de crear un gran centro virtual europeo TEL (The European Library), evitará así de manera importante la consulta de originales -un 90%, según cálculos de la directora de la Biblioteca, Milagros del Corral-, y de este modo el deterioro de estos documentos tan valiosos. "Los riesgos disminuirán", señaló Del Corral, aliviada, con el recuerdo de los últimos robos cometidos en la institución que dirige desde el pasado mes de agosto. Otro de los alicientes para los investigadores está en la mejor legibilidad que todos estos documentos colgados en la Red con respecto a los originales.

"Es un aporte de una alta calidad, pero reconozco que es el mínimo que una Biblioteca de esta categoría puede ofrecer al usuario", explicó su directora sobre este primer paso en la digitalización de los fondos, que se irán ampliando hasta alcanzar en cinco años una colección digital propia de unas 200.000 obras, que supondrían más de 25 millones de páginas. Será uno de los aportes que la BN hará a la futura Biblioteca Digital Europea que, en 2010, deberá contar con seis millones de objetos digitales on-line, disponibles a través de un portal común en diversas lenguas.

La Biblioteca Digital Hispánica, que fue presentada ayer por el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, está dividida en ocho colecciones iniciales -Obras maestras, Hispanoamérica, Grabados, Niños de la guerra, Mapas de España, Filología, Historia y Carteles de la Guerra Civil española- que han contado con una rigurosa selección realizada por expertos y catedráticos.

Las consultas en la Red se podrán realizar en todas las lenguas del Estado, además del inglés. Se la veía contenta ayer a Milagros del Corral. La directora de la BN subrayó el poco tiempo en que se ha realizado esta primera fase de digitalización -seis meses- y cómo se han utilizado recursos del propio presupuesto de la institución para llevarlo a cabo, sin partidas extraordinarias. En total, el dinero destinado en esta primera fase ha sido de un millón de euros; la mitad ha sido aportada por Red.es (del Ministerio de Industria) y el resto ha salido de la BN. También Del Corral resaltó uno de los aspectos que considera más esenciales para los usuarios, que es la de crearse su propia área con una contraseña personal. "Allí, cada usuario se podrá guardar todos los documentos que vaya seleccionando y podrá consultarlos cada vez que lo necesite. De esta manera se evita guardarlos en un disco duro".

Dentro de esta política de digitalización, César Antonio Molina anunció la elaboración de un gran plan nacional que "contempla todo tipo de bienes culturales, desde libros y documentos hasta películas y música". Este plan, del que no quiso adelantar más el ministro, se hará en colaboración con las comunidades autónomas y con diferentes entidades privadas y públicas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 2008