Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La donación de órganos se frena en España

Sanidad busca candidatos entre los extranjeros para seguir creciendo

El sistema de trasplantes español mantiene su posición a la cabeza del mundo. El año pasado fue el que más donantes captó, 1.550, lo que da una tasa de 34,3 donantes por millón de habitantes. Una cifra, según resaltó ayer el ministro de Sanidad, Bernat Soria, que dobla la media europea.

Pero los datos muestran también un estancamiento. La tasa era de 34,6 donantes por millón en 2004. Sanidad se ha planteado como objetivo llegar a los 40 donantes por millón, una cifra que ya se supera en siete comunidades (La Rioja, Asturias, Cantabria, Canarias, Murcia, País Vasco y Aragón). En 2004 eran cuatro (Baleares, Asturias, Canarias y País Vasco). Pero el estudio de la evolución de los últimos años muestra grandes variaciones, lo que no permite asegurar que haya una tendencia. Lo bueno es que el número de personas que esperan un trasplante se mantiene en 5.000, la mayoría enfermos renales.

Uno de los inconvenientes que tiene Sanidad para aumentar las donaciones es el cambio en el perfil de la población. El grueso de su aumento se debe a los extranjeros (inmigrantes que vienen a trabajar o jubilados residentes), lo que implica que hay que conseguir órganos de personas que vienen de entornos culturales y religiosos diferentes. Por eso Sanidad ha puesto en marcha una campaña de captación de órganos entre ellos. Su actitud es fundamental para que Sanidad consiga otro de sus objetivos: que las negativas a donar pasen del 15,2% actual al 10%.

El carné de conducir por puntos también se está dejando notar en el trabajo de los equipos de trasplantes. Los accidentes mortales disminuyen (en 1992 proporcionó 358 donantes; en 2007, sólo 156). Y eso supone que se pierde una de las fuentes de órganos de mejor calidad, porque las víctimas de tráfico suelen ser jóvenes. Ello obliga a que los coordinadores de trasplantes busquen órganos en otros grupos. Un 60% proviene de personas que han fallecido por hemorragia cerebral, que suelen ser mayores, dijo Soria.

El ministro destacó la labor de los coordinadores de trasplantes, como se ve en La Rioja: con el cambio de responsable se ha pasado de 35,3 donantes por millón en 2006 a 74,2 en 2007, un récord mundial.

Soria también opinó sobre la prohibición de Canadá de que los gays donen órganos si han sido sexualmente activos en los últimos cinco años. El ministro indicó, con lapsus linguae incorporado, que en España lo que se controla son las prácticas de riesgo (él dijo "grupos") por lo que no había esa discriminación. Lo que importa es que se les hacen las pruebas necesarias para determinar que son seguros, insistió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2008