Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La calle de Felip II sufrirá cortes durante un año por obras de la línea 9

Las obras de la línea 9 del metro de Barcelona obligarán a cortar desde hoy la calle de Felip II entre la avenida de la Meridiana y Juan de Garay. Los trabajos, que se prolongarán un año, servirán para avanzar en la construcción de la nueva estación de Sagrera-Meridiana, según informó ayer el Ayuntamiento de Barcelona.

El tramo afectado tiene 150 metros de longitud. En la futura estación confluirán la red de Cercanías de Renfe con la línea 1, las futuras líneas 9 y 10, y la línea 4, que se prolongará desde La Pau hasta esta parada.

Para facilitar la circulación en la zona, se habilitará un itinerario alternativo aprovechando las calles contiguas. Así, el recorrido provisional transcurre en dirección norte desde la avenida de la Meridiana, pasando por la calle de Sant Antoni Maria Claret, la de Espronceda y la de Juan de Garay, para enlazar otra vez con la calle de Felip II. La calle de Espronceda se convertirá en una vía de doble sentido al suprimir un carril de aparcamientos.

Mientras duren las obras, sólo podrán acceder al tramo afectado los vehículos que se dirijan a los aparcamientos situados en la mencionada calle. En determinados momentos este acceso también puede verse afectado, con lo que se buscarán aparcamientos alternativos para los usuarios cuando las circunstancias lo requieran. También se habilitarán pasos para peatones.

Igualmente, para facilitar el acceso a la gasolinera que hay en las proximidades, durante el tiempo de ejecución de estos trabajos se prevé abrir una entrada y una salida provisional en la avenida de la Meridiana.

Los trabajos de excavación de la estación se harán a cielo abierto. El Ayuntamiento informó de que se construirán unos muros pantalla de más de 40 metros de profundidad para limitar el perímetro del vestíbulo, que tendrá forma rectangular y una superficie de 450 metros cuadrados.

El nuevo espacio estará adaptado a personas con movilidad reducida y conectará con el exterior mediante el actual acceso de la línea 5 de Felip II, que dispone de un ascensor y escaleras mecánicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008