Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China bloquea el acceso a vídeos de Internet

Una nueva ley refuerza la censuray el control sobre las 'webs' privadas

La ofensiva del Gobierno chino para torpedear el acceso a Internet culminan a finales de este mes. El 31 de enero aplicará una férrea censura informativa sobre un medio que va ganando popularidad en China, un país que cuenta con más de 180 millones de internautas. El reglamento aprobado por el Ministerio de Información sólo permitirá ver vídeos en la Red a través de las webs oficiales. El Gobierno se reserva la potestad de conceder estos permisos, que podrán ser renovados cada tres años.

La Red sólo dará cabida a webs en favor de la armonía y el socialismo

Esta nueva maniobra del gigante asiático contra Internet podría afectar incluso a YouTube, el sitio de intercambio de vídeos que más visitas recibe en todo el mundo. El reglamento, de hecho, afectará a aquellos servidores de vídeo que estén registrados en el país asiático, según han explicado responsables en materia audiovisual. Como aperitivo, China ha reforzado el bloqueo a los blogs taiwaneses, algunos de los cuales operan a través del portal Yahoo!

En Internet sólo tendrán cabida los vídeos que promuevan "la armonía, el servicio público y el socialismo". Las webs autorizadas -estatales o con un accionariado mayoritario del Estado- sólo podrán ofrecer vídeos tras conseguir la correspondiente licencia de la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión, principal brazo censor de China. Los productores deberán conservar las imágenes durante al menos dos meses ante posibles inspecciones. Hasta cinco organismos controlan la información que circula por la Red antes de avalar su publicación.

Quedan vetados todos aquellos vídeos que de vayan contra la Constitución, perjudiquen la unidad nacional, la soberanía y la integridad territorial. Y en general, las páginas de contenidos políticos, una práctica que ha sido denunciada reiteradamente por Reporteros sin Fronteras (RSF). Esta organización ya alertó del veto al motor de búsquedas de blogs de Google y a sitios de vídeos compartidos por YouTube durante la celebración del XVII congreso del Partido Comunista, el pasado octubre.

Los pinchazos sobre Google dirigían automáticamente a Baidu.com, el portal de búsqueda chino ultracensurado. La presión ejercida por las autoridades ha llevado al gigante estadounidense a la autocensura en temas considerados tabús, como Taiwan, Nepal, Xingiang o el Dalai Lama. En el caso de YouTube, su acceso resultaba inaccesible. En su lugar, aparecía en pantalla un mensaje: "El servidor tarda demasiado tiempo en responder".

En su último informe, RSF calificaba a China como "el mayor censor de la web de planeta" y alertaba del celo con el que trabajan los ciberpolicías. En 2007 fueron prohibidos 2.500 sitios, blogs y foros. La censura se extiende a las webs de participación libre, como la famosa enciclopedia Wikipedia. Para intentar sortear las enormes trabas de acceso a los portales de intercambio de vídeos, los internautas chinos crearon páginas a imagen y semejanza de YouTube, como Tudou y Youku.

Estas webs, de capital privado, podrían verse obligadas a cerrar su negocio debido a la regulación, que también podría afectar a los grandes portales chinos (Sina y Sohu), en los que se ofrecen vídeos, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008