ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 22 de diciembre de 2007

Chávez convierte a Cuba en eje de la distribución de petróleo en el Caribe

Venezuela rehabilita en la isla una refinería paralizada desde la era soviética

Hugo Chávez y Raúl Castro fueron ayer los maestros de ceremonias de la IV Cumbre de Petrocaribe, el acuerdo de "cooperación energética" creado en 2005 por el mandatario venezolano, al que ya pertenecen 16 países del área y concebido como una "palanca de integración" frente al "poder hegemónico" de Washington.

Fidel Castro estuvo de nuevo ausente de los actos institucionales, aunque el jueves se reunió con Chávez durante dos horas y media en La Habana. Junto a Raúl Castro, presidente en funciones, Chávez inauguró ayer una gran refinería de petróleo en Cienfuegos, a 260 kilómetros de la capital cubana, construida en la era soviética y rehabilitada con la ayuda de Caracas. La refinería quedó paralizada al poco tiempo de su terminación. Más de 130 millones de dólares (90 millones de euros) de inversión que permitirá, en una primera fase, el procesamiento de 65.000 barriles diarios de petróleo. Está previsto una financiación de 1.400 millones de dólares para elevar la capacidad de refinación hasta 150.000 barriles diarios lo que, según Chávez, permitirá convertir a Cuba en un centro neurálgico para procesar y distribuir el crudo venezolano en el Caribe.

"Más que un simple mecanismo comercial", Petrocaribe es "un instrumento" para favorecer la "unidad" y la "liberación" de los pueblos latinoamericanos, dijo Chávez en el acto inaugural de la cumbre, que se celebró en la ciudad de Cienfuegos. Pese a su derrota en el referéndum del 2 de diciembre, el poder de convocatoria del líder venezolano sigue siendo elevado.

Asistieron a la cumbre 11 jefes de Estado y de Gobierno y representantes de todos los países miembros (Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela), además de Barbados y Trinidad y Tobago, como invitados, y Honduras y Guatemala, como observadores.

Petrocaribe ofrece a sus integrantes una escala de financiación de la factura petrolera tomando como referencia el precio del crudo; si éste supera los 50 dólares (35 euros) por barril, el porcentaje que se financia es del 40%, el período de pago se extiende a 25 años y se reduce el interés al 1%. El resto ha de amortizarse en un plazo de 30 a 90 días.

Las jugosas ventajas de este acuerdo son el cemento idóneo para favorecer la tan anhelada "integración bolivariana" que defienden Fidel Castro y Hugo Chávez, que ayer anunció que la deuda contraída por estos países con Venezuela, que asciende ya a 1.116 millones de dólares, podría compensarse parcialmente con productos y servicios a su alcance, dentro del espíritu solidario del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas). Cuba, que recibe 92.000 barriles diarios de petróleo de Venezuela, paga parte de su factura con servicios médicos y de educación y deporte.

Caracas y La Habana insisten en que Petrocaribe es un mecanismo que va más allá de lo puramente comercial; implica también el desarrollo de infraestructuras de transporte, almacenaje y refinación, para apuntalar la "seguridad energética" regional.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, apunta al cielo y abraza al presidente de Cuba en funciones, Raúl Castro, en la cumbre Petrocaribe. / REUTERS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana