Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia civil mata a su ex pareja cuando le iba a denunciar

El agente, que se encontraba de servicio, le disparó en la frente en el cuartel

Un tiro en la frente acabó ayer con la vida de Mari Luz Pose Fernández, de 43 años, a manos de su compañero sentimental, Jaime M. S., un guardia civil de 34 años, que empuñó su arma reglamentaria para impedir que lo denunciara por presunto acoso y amenazas. El agente fue reducido por uno de sus compañeros que se encontraba de guardia en el escenario del crimen, justo en la entrada del puesto de la Guardia Civil en la localidad pontevedresa de Cambados.

Hace dos años se habían denunciado mutuamente por amenazas

Eran las 6.45. La víctima venía de celebrar una cena de Navidad y acompañada por una amiga iba a acceder a las dependencias de la Guardia Civil dispuesta a denunciar al que durante más de dos años había sido su pareja sentimental. En ese momento apareció Jaime M. S. y tras mantener una fuerte discusión en la que él trató de convencerla para que no le denunciara, el agente entró en el cuartel, se dirigió a su pabellón donde cogió el arma reglamentaria y luego salió pistola en mano, disparando un solo tiro a la cabeza de Mari Luz.

El guardia que se encontraba de servicio avisó a una ambulancia pero el equipo de emergencia no pudo hacer nada para reanimar a la víctima, que cayó tendida en la acera. El homicida fue detenido a las puertas del cuartel y conducido a las dependencias del instituto armado en Pontevedra, y hoy pasará a disposición del juzgado número 2 de Cambados.

Mari Luz Pose tenía tres hijos de 21, 18 y 13 años, fruto de una anterior relación. Separada desde hacía 5 años, había conocido al que se convertiría en su asesino con el que convivió de manera intermitente e inestable, según algunos testigos. Fuentes de la Guardia Civil afirmaron que la pareja se había denunciado mutuamente por acoso y amenazas hace un par de años. Un incidente que no derivó en medidas cautelares ni tampoco afectó al expediente del joven guardia destinado en Cambados pero natural de Ferrol.

Recientemente, habían decidido reanudar las relaciones sentimentales pero se rompieron hace aproximadamente un mes, según el testimonio de personas allegadas a la pareja, que confirmaron que ella había tomado la iniciativa de abandonarle, lo cual habría desencadenado la tragedia.

La víctima era una persona muy conocida en Cambados aunque había nacido en Valga, una localidad cercana de la provincia de Pontevedra. Propietaria de una tienda de ropa y accesorios de bebés, presidió hasta hace dos años la asociación de comerciantes de la localidad. Después de cerrar su negocio, trabajaba de dependienta en un comercio de artículos de decoración.

Marcos González, que le sucedió en la presidencia de la citada asociación, y amigo personal de la víctima, mostró ayer su consternación por lo sucedido. "Era una mujer emprendedora que hizo muchas cosas por el sector en Cambados. Yo los he visto muchas veces juntos, paseando por la calle de la mano, y nunca pensé que esto pudiera acabar así, nadie se lo podía imaginar". Mari Luz Pose es la sexta víctima de la violencia de género que se registra en Galicia en lo que va de año, la número 71 en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2007