Selecciona Edición
Iniciar sesión
CARTAS AL DIRECTOR

Óiganles, por favor

Caminaba por una calle cualquiera de una capital de provincia y oía, sin proponérmelo, la conversación de una muy modesta pareja de inmigrantes que me venía pisando los talones. Eran hispanoamericanos, desde luego. Y oyéndolos pensé: entre lo mucho que nos pueden aportar, no es lo de menos el que contribuyan a mejorar nuestra lengua maltratada. Con sus variantes y peculiaridades, por supuesto, hablaban divinamente ese mismo castellano que nosotros, con una mezcla de desidia e incultura, estamos echando a perder.

Estos recién llegados del otro lado del océano, a los que con frecuencia miramos por encima del hombro y despectivamente, además de mano de obra y voluntad de trabajo, nos traen conocimiento y cultura, fina elocuencia y gracioso hablar. Óiganles, por favor. Y aprehendamos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2007