Teddy Bautista dice al Gobierno que "el canon digital no tiene freno"

La SGAE exige un 'modelo Sarkozy' de control de las descargas de Internet

"Esta polémica es gratuita. El canon está firmado y fijado. No tiene freno, no hay marcha atrás". Así de categórico se pronuncia Eduardo, Teddy, Bautista, el presidente del Consejo de Dirección de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), ante la polémica enmienda aprobada el martes por el Senado que insta a suprimir el canon digital en el plazo de un año.

El presidente ejecutivo de la SGAE tiene otro motivo de preocupación, porque, además de la polémica enmienda, que debe ser votada definitivamente en el Congreso la próxima semana, el Gobierno no ha aprobado la orden ministerial que fija el canon para el próximo año, y que grava todos los soportes y equipos (CD, DVD, MP3, móviles, discos duros, fotocopiadoras y otros) susceptibles de grabar copias privadas.

Bautista, en declaraciones a este diario, confesó sentirse "perplejo" ante la iniciativa parlamentaria de Entesa (los partidos que integran el tripartito catalán), que ha contado con el apoyo de todos los grupos excepto del PSOE. Y lanza un aviso al Ejecutivo: "Ya hemos llevado dos veces al Gobierno español ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo por no cumplir la normativa europea en esta materia. No puedo entender que desde la clase política se desconozca que España es firmante de acuerdos internacionales que protegen la propiedad intelectual. Sólo pido que miren a Francia, Alemania o Italia, y se pregunten por qué q uieren una situación distinta".

Bautista advierte de que la reapertura de este debate "pone en evidencia la autoridad del Gobierno", y que un retraso en la aprobación del canon para 2008 tendría consecuencias electorales y supondría una ruina para el sector cultural. Por eso espera que el Congreso rechace la enmienda. "Se llegó a un consenso mayoritario, y eso tiene que ir a misa. Sólo queda que el Gobierno firme la orden ministerial donde se dice cuánto se debe pagar por cada aparato. Y se habrá acabado la polémica".

Añade que el canon para 2008 supondrá unos ingresos para las sociedades de gestión de derechos de en torno a los cien millones de euros, y asegura que los móviles, que se gravan por primera vez, pagarán una tasa media de un euro.

Bautista interpreta el manifiesto en favor del canon firmado por varios artistas como "una manifestación no sólo de cabreo, sino de hartazgo", ante la clase política y la pasividad del Ejecutivo. "O una de dos: o nos dejan a todos tranquilos para negociar un marco sostenible o, si actúan, que respeten la normativa europea. Porque éste es un tema de la sociedad civil. A los políticos, unas veces le son necesarios los artistas y otra veces le son redundantes", dice.

Ayer, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, defendió la implantación del canon al considerar que su supresión "atentaría" contra los derechos de autor y su actividad laboral.

Otra de las preocupaciones de la SGAE son las descargas de Internet. Teddy Bautista defiende que se aplique en España el modelo Sarkozy que prevé que los internautas que realicen descargas masivas de bienes culturales se queden sin acceso a Internet.

"No se trata de un control, sino de un seguimiento. Es un procedimiento que los anglosajones llaman notice & take down (notificación y retirada). Es decir, que cuando tú le dices a un operador como Telefónica que hay un problema de descargas que afecta a los derechos de propiedad intelectual, éste tiene que analizar esa petición y, si procede, bloquear el acceso. España es el único país que para hacer eso precisa de una orden judicial", asegura.

Bautista insiste en que no quieren convertirse en jueces y que, en caso de que se demuestre a posteriori que no había motivo para bloquear el acceso al internauta, el responsable de los daños y perjuicios "sería la SGAE y no Telefónica".

"Me parece muy bien que salgan unos radicales en las asociaciones de internautas y digan que quieren cultura libre. Pero antes hay que solucionar unos problemas menores como vivienda libre, alimentación libre... Y si la Entesa o el Gobierno apuestan por ese modelo, que vayan preparando una nómina en la que, además de los médicos y maestros de la sanidad y la escuela pública, estén los artistas de la cultura pública".

Burdas mentiras

"Decir que hay corrupción en la SGAE, no sólo es una mentira, sino que es una mentira burda". Así despacha Teddy Bautista las acusaciones de que se han vertido contra la SGAE y, en particular, la de que varios de sus directivos han creado un entramado societario con fines lucrativos.Bautista señala que las cuentas de la SGAE están auditadas y, además, se depositan en el Ministerio de Cultura, que también ha realizado en una ocasión una auditoría. "No existe ningún tinglado societario. Yo, que soy el presidente ejecutivo, no puedo firmar un pago por más de 6.000 euros. Tiene que pasar por el consejo de dirección. Y además tengo la firma mancomunada con otros dos directivos".El directivo de la SGAE asegura que han demandado judicialmente a la Asociación de Internautas, y a los diarios El Economista, Público y El Mundo, que denunciaron presuntas irregularidades en la gestión.Y pone como ejemplo de la buena organización de la SGAE que el reparto de derechos en 2007 crecerá en torno a un 8% y se acercará a los 400 millones de euros.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2007

Más información