Reportaje:

España retrocede en lectura

Los españoles obtienen peores resultados en comprensión de textos en el Informe PISA - El País Vasco saca buena nota en castellano, al contrario que Cataluña

Si España está en una posición mediocre en ciencias en comparación con los demás países desarrollados, en compresión de textos está aún peor. Los resultados de los estudiantes de 15 años en la parte de comprensión lectora -la que mide su capacidad para entender, usar y analizar textos que pueden encontrar tanto dentro como fuera de las aulas- del Informe PISA 2006 han sido más bajos que en la prueba realizada hace tres años y reflejan una tendencia al retroceso en estas habilidades.

MÁS INFORMACIÓN

En los primeros datos de PISA sobre lectura sorprende, en cambio, la buena posición que obtiene el País Vasco, una comunidad con dos lenguas oficiales en la que la clara apuesta por el fomento del euskera parece haber salpicado favorablemente al aprendizaje del castellano, según reflejan los datos de este informe internacional. Cataluña, en cambio, no saca buenos resultados, lo que también sorprende. Este informe, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), será presentado el próximo martes en diversos países.

Con la combinación de la información de dos gráficos, en los que se muestran los cambios de profundidad del lago africano Chad desde que reapareció hacia el año 11.000 a. c. y la desaparición de determinadas especies en la zona, los alumnos debían deducir que el rinoceronte, el hipopótamo y el uro dejaron de estar presentes en el arte rupestre de la zona "cuando el lago llevaba descendiendo más de mil años". Es un ejemplo del tipo de ejercicios de comprensión lectora que han tenido que realizar los más de 400.000 estudiantes de los 57 países examinados. También se les pide que expliquen a partir de la lectura de varios textos cuestiones como por qué no deben ser demasiado rígidas las zapatillas deportivas o cuál de dos artículos que hablan de los grafiti está escrito con mejor estilo y por qué.

Las diferencias en los resultados entre las comunidades españolas se deben, según los expertos, en primer lugar, al nivel cultural de su población; en segundo, a la inversión; y en tercero, a otras cuestiones, como la inmigración. Ésta influye pero no es determinante en estas evaluaciones. Hay 1,8 millones de alumnos en ESO y los inmigrantes representan sólo el 9%. Aunque la comparación con los países del entorno de España aporta datos sobre la tendencia en la que se mueve el país, los referidos a las comunidades revelan en realidad pocas sorpresas. Éstas son las claves.

- Resultados a largo plazo. El nivel educativo es difícil de cambiar a corto plazo, pero más complicado aún es moverse de puesto en la tabla. Es decir, superar a comunidades que tradicionalmente tienen un mayor nivel socioeconómico. Prueba de ello es que las comunidades que han sacado en PISA 2006 mejores resultados que la media española a los 15 años (Castilla y León, La Rioja, Aragón, Navarra, Cantabria, Asturias y Galicia) ya estaban entre las que obtenían mejores resultados hace una década, especialmente a los 14 años. Se ven esas semejanzas en el único estudio que ha hecho el Ministerio de Educación en el que aparecen resultados desglosados por comunidades, de 1998. Se originó tal controversia que ningún Gobierno ha vuelto a desglosar los datos por regiones.

- Formación de la población. Las 10 autonomías que se han presentado a esta evaluación aparecen colocadas en una situación previsible. Andalucía, que figura a la cola de las presentadas, es la cuarta comunidad con menos población (el 32,4%) con estudios postobligatorios, es decir, con bachillerato o FP. Por debajo de ella están tres regiones, dos de las cuales no se han presentado a PISA: Extremadura (27,4%) y Castilla-La Mancha (29,1%). La otra es Galicia, que tiene sólo un 32,2% de población con educación postobligatoria, y queda en PISA la cuarta región con peores resultados en ciencias, aunque saca cinco puntos a la media española. Las comunidades que tienen un porcentaje llamativamente alto de población con estudios postobligatorios quedan desde hace muchos años bien en los ranking españoles, como Madrid (que tiene un 50,3%) o el País Vasco (49,6%).

- Fracaso escolar. A más fracaso escolar, peores resultados en PISA. En los de ciencias, las comunidades que mejor quedan son Castilla y León, La Rioja, Aragón y Navarra y todas ellas tienen un fracaso escolar por debajo de la media española (situado en el 30,33%). De las comunidades con un fracaso escolar a los 16 años por encima de esa media (Canarias, Baleares, Murcia, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Extremadura) sólo ha tenido la valentía de presentarse a PISA Andalucía. Por lo tanto, si todas las comunidades se hubiesen examinado, el orden de mejores y peores, según los expertos, sería muy similar al que suelen ocupar en los estudios comparativos.

El esfuerzo de los menos ricos

La inversión influye, aunque no es la clave principal de los resultados. Lo que se gastan las comunidades por alumno es el dato que más tiene que ver con ellos. Este dato se considera siempre relevante tanto en los estudios internacionales sobre educación secundaria como universitaria.Contando como 100 la inversión media por alumno de educación no universitaria en España, están muy por encima de ésta el País Vasco (157), Navarra (142), Asturias (120), Castilla y León (115) y Galicia (113). Las que menos se gastan por estudiante son Andalucía (82), Madrid (85), Murcia (89) y Cataluña (93)Pero cabe destacar que regiones poco ricas, como Extremadura o Andalucía, hacen un mayor esfuerzo (gastan en educación el 5,78% y 4,57% de su PIB, respectivamente) intentando elevar su gasto por alumno. En cambio, el País Vasco, por ejemplo, invirtiendo en educación el 3,83% de su PIB logra un gasto por alumno un 57% más alto que la media española. Influyen, por supuesto, otros factores, como la cantidad de población escolar. Andalucía tiene el 20% de los alumnos de ESO de España.Es llamativo el caso de Madrid, una comunidad rica que sólo gasta el 2,68% de su PIB en educación, a pesar de que tiene un gasto por alumno no universitario un 15% por debajo de la media española.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de diciembre de 2007

Más información