Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un gran circuito reivindicativo

Una asociación pinta de madrugada 11 kilómetros de carril-bici en la capital

Madrid amaneció ayer con un gran carril-bici con salida en Atocha y que atravesaba Colón y Moncloa para finalizar en la Ciudad Universitaria. Fue pintado durante la madrugada por un grupo de aproximadamente un centenar de personas del colectivo cicloturista BiciMad, que reivindica la creación de vías reservadas para los ciclistas, que permitan el fomento del uso de la bicicleta en la ciudad.

"Sólo pedimos que la ciudad deje de ser hostil para aquellas personas que deciden desplazarse en bici y para ello es necesario tanto un reparto más proporcional de la calzada, como el cumplimiento de las normas de circulación", explicaron en la mañana de ayer José María y Antonio, miembros del colectivo ciclista que ayer se concentraron en el parque del Retiro, antes de iniciar una marcha por el "recién nacido" carril-bici, de 11 kilómetros. Sin embargo, sólo pudieron disfrutarlo a medias, ya que muchos de los tramos pintados habían sido borrados a primera hora de la mañana por operarios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid.

"Hay que intentar hacer comprender, tanto a los conductores como a los responsables políticos, que las ciudades son un espacio en el que debemos caber todos: viandantes, vehículos y bicicletas. Parece que si no vas en coche tienes menos derechos", explicaron miembros de la asociación, que pusieron como ejemplo las redes de carril-bici desarrolladas en "la mayor parte de las ciudades europeas", así como grandes capitales de provincia en España "como Sevilla, Barcelona, Vitoria o San Sebastián".

Los organizadores de la marcha consideran que el alcalde de Madrid se escuda en el carril-bici que rodea la ciudad para no implantar uno en el centro. "El del exterior está bien, pero es para un uso lúdico. Lo que se necesita en Madrid, como se ha logrado en las otras ciudades, es convertir a la bici en una alternativa viable y ecológica para moverse por el centro de la ciudad. Y ahí Gallardón se merece un cero", explicó uno de los promotores. En el centro de Madrid sólo es posible moverse por el carril-bici en un tramo de la calle de O'Donnell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de noviembre de 2007