Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Convención preelectoral del PP

Rajoy promete eximir del IRPF a los que ganen menos de 16.000 euros

El PP evita cifrar el coste de la medida, y los socialistas le critican por irresponsable

La propuesta estrella de rebaja fiscal del PP no era, como se esperaba, para las clases medias, sino para las bajas. Después de prometer una reducción del IRPF para los más ricos (el tipo máximo bajaría del 43% al 40%) y las empresas (10 puntos menos en el de sociedades), Mariano Rajoy aprovechó ayer un apoteósico final de su convención política en un abarrotado pabellón Madrid Arena para prometer que, si gobierna, "todos los trabajadores y pensionistas que hoy ganan 16.000 euros al año o menos, no pagarán el Impuesto sobre la Renta. Ni un euro". "Nuestro objetivo es que siete millones de personas que hoy pagan el Impuesto sobre la Renta dejen de hacerlo", insistió entre aplausos y entusiasmo más propios de la recta final de una campaña que formalmente está lejos.

El PP no quiso ayer dar muchos más detalles ni cuantificar el coste real para Hacienda de una medida tan relevante. Ni siquiera explicar cómo se aplicaría, algo que se detallará, según anuncian, en los próximos días. También avanzó sin concreción alguna que habrá "una rebaja adicional a todas las mujeres que estén trabajando fuera de casa". El PP se prepara para un larguísimo proceso de venta de su alternativa política y quiere dar la información con cuentagotas para garantizar que no quema los posibles titulares en una sola jornada.

La reforma del IRPF que propone Rajoy afecta en realidad a aquellos que cobran entre 9.000 y 16.000 euros brutos anuales (estos últimos perciben unos 900 euros netos mensuales en 14 pagas), ya que quien está por debajo de 9.000 ya no paga, porque suma el mínimo personal que todo el mundo tiene (5.050 euros, tras la última gran subida del Gobierno del PSOE), y la deducción de 4.000 euros por trabajo que se aplica a todos los que cobran una nómina.

Sin embargo, en un asunto tan complejo como el sistema fiscal, cualquier detalle altera el resultado final. Cualquier variación en el mínimo personal, o en los familiares, o en las deducciones modificaría la importante reducción de impuestos que propuso el principal partido de la oposición.

El PP tampoco explicó si esto implica que las empresas no retendrán ese dinero a sus trabajadores o será Hacienda la que se lo devuelva después, como sucede ahora. Nadie que cobre menos de 22.000 euros está obligado a hacer la declaración de la renta, pero eso no quiere decir que su empresa no le haya retenido ese impuesto. De hecho, mucha gente que gana menos de 22.000 hace la declaración sin estar obligado a ello para lograr que Hacienda le devuelva si, por ejemplo, está pagando una hipoteca.

Los primeros cálculos que ayer realizaba el PP señalaban que, por ejemplo, un trabajador sin hijos que cobre 11.200 euros brutos al año conseguirá un ahorro de 450 euros al no tener que pagar IRPF. Si el trabajador gana 13.650 euros brutos al año, logrará un ahorro de 1.192 euros anuales, según sus cálculos.

El PP no cuantifica cuánto le costará esto al erario público (la rebaja del PSOE ha costado 4.500 millones de euros) y si eso impediría reformas como las guarderías gratis que propone, pero avanza que "la experiencia de otras reformas en España y en otros países europeos pone de manifiesto que las rebajas de impuestos se recuperan a través del incremento de la actividad económica, en al menos el 30%". Además, con esta iniciativa se quiere compensar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios más bajos, insistió Rajoy.

El PSOE se apresuró a criticar la irresponsabilidad de Rajoy. Su secretaria de Economía, Inmaculada Rodríguez-Piñero, pregunta al líder del PP si ha calculado el impacto de sus últimas promesas de rebajas de impuestos "a media España" y cree que el PP se está comportando "como un partido que sabe que no va a Gobernar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de noviembre de 2007