Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Redes Cristianas alza sus críticas

147 comunidades de católicos de base celebran en Madrid su primera asamblea

Hay otra Iglesia católica, además de la que representan los obispos. Así lo proclama la Primera Asamblea de Redes Cristianas, la plataforma de católicos de base que agrupa a 147 comunidades de toda España. Ayer se inició en Madrid con la asistencia de 600 delegados. La reunión se desarrolla en la Facultad de Matemáticas de la Universidad Complutense después de que presiones del arzobispado de Madrid, que preside el cardenal Antonio María Rouco, impidieran su desarrollo en el colegio agustino inicialmente previsto.

"Proclamamos ante la sociedad otra voz de Iglesia, desde dentro de la Iglesia"

Redes Cristianas nace para aglutinar a las múltiples voces críticas con la actual jerarquía del catolicismo español. Integra a colectivos de gran predicamento, como las Comunidades Cristianas Populares, la corriente Somos Iglesia, varias Hermandades Obreras provinciales de Acción Católica (HOAC), la Federación de Mujeres y Teología, o Justicia y Paz. Ayer explicaron sus objetivos Borja Aguirre y Raquel Mallavibarrena, de Somos Iglesia.

La plataforma concluye su primera asamblea esta mañana con la aprobación de un manifiesto. Más tarde, realizará un acto público en la plaza de Lavapiés, al mediodía, para manifestar su apoyo a la inmigración. ¡La dignidad humana no necesita papeles! es uno de sus lemas.

Globalicemos la dignidad humana reza el título de la asamblea. Los delegados de Redes Cristianas buscan coordinarse para "dar una respuesta conjunta en pro de la transformación democrática de la Iglesia y de la sociedad". Insisten, sobre todo, en que su voz es, también, Iglesia. "Proclamamos ante la sociedad otra voz de Iglesia, desde dentro de la Iglesia", dice el teólogo claretiano Evaristo Villar, uno de los promotores. "Es la primera vez que la Iglesia de base se reúne para coordinarse y elaborar una programación de actuación conjunta. El objetivo es ser otra voz de Iglesia dentro de la Iglesia. Una voz crítica y alternativa, pero desde dentro", añade.

En la página web de la organización, vital en la ingente tarea de aglutinar a tantas organizaciones, el claretiano lamenta el conservadurismo episcopal. "Hay que derribar la estructura imperial de la Iglesia, que hoy ha vuelto a la segunda involución. Después de la primera de los años setenta, estamos de lleno en la segunda, aún más profunda". Lamenta, además, que los obispos hayan renunciado a la etapa del cardenal Tarancón, cuando "la Iglesia tenía otro aire".

Sobre el veto para celebrar la asamblea de Redes Cristianas en un colegio católico, Villar dice: "Nos trataron como si fuésemos unos forajidos". La actitud excluyente no es nueva. La Asociación de Teólogos Juan XXIII lleva once años celebrando sus congresos en la sede del sindicato CC OO tras el veto forzado de las congregaciones religiosas que los acogieron inicialmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 2007