Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento manipula la predicción de calidad del aire

El autor del modelo informático se desmarca de la 'web' municipal

Mientras la web municipal que ofrece las predicciones de calidad del aire ha dado esta semana niveles aceptables de contaminación, el catedrático responsable del modelo informático que los calcula, Roberto San José, aseguró ayer que ha enviado una predicción con niveles en rojo (el peor umbral) para los óxidos de nitrógeno, que produce en el 76% el tráfico.

San José, catedrático de la Universidad Politécnica y con prestigio internacional en la materia, se desmarca de la predicción siempre errónea que le atribuye el Ayuntamiento de Madrid en su web.

Lo que ocurre es que el Consistorio baraja los datos que recibe, hace la media de la ciudad de una forma que no explica y nunca publica un nivel alarmante. Las únicas alertas que da se deben a intrusiones de polvo sahariano, pero no al efecto del tráfico, como ha ocurrido la semana pasada.

"A mí la predicción para hoy me daba un nivel rojo de óxidos de nitrógeno en las ocho zonas en las que hemos dividido la ciudad", decía ayer el catedrático. A la misma hora, la web municipal predecía un nivel "admisible" de polución.

El Ayuntamiento de Madrid ha reconocido estos días que borra sistemáticamente los peores datos de contaminación, con el argumento de que no son "jurídicamente relevantes". La semana pasada eliminó datos de Recoletos, donde dos veces se superaron los 400 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno por metro cúbico, tres veces más de lo admisible.

San José ha explicado que ha pedido al Ayuntamiento que ofrezca toda la información, ya que su modelo da una predicción por zonas, mientras la web municipal se limita a colgar un índice de calidad del aire general para toda la ciudad. Por eso, los madrileños no conocen la magnitud de la polución.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 2007