Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Feria

La informática ecológica brilla en SIMO

Los fabricantes están atentos al impacto ecológico de la tecnología. En la feria SIMO, que ayer abrió en Madrid, hay varios ejemplos de esta preocupación. El estand de HP, por ejemplo, está construido en un 95% con material reciclable. En su catálogo hay una impresora construida con maíz. El alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz Gallardón, en su exhaustiva visita de dos horas a la feria, comió palomitas en la caseta de HP, la materia prima de una de sus máquinas. En el citado lugar hay una estantería con copas de cristal. El misterio dura poco. Se trata de copas fabricadas con cristal de pantallas de ordenador. Son la enseña de la capacidad de reciclaje que tiene la industria digital, abrumada por las denuncias del empleo de componentes nocivos.

Sus vecinos de Lenovo, los fabricantes chinos que compraron a IBM su división de ordenadores domésticos, lucen un informe de Greenpeace sobre las empresas más vigilantes con el medio ambiente. Según esta ONG, después de Nokia y Sony-Ericsson, los fabricantes más estrictos a la hora de evitar el empleo de materias contaminantes son Lenovo y Dell. Para Greenpeace, "es alentador ver que una empresa china" asume esta responsabilidad.

La feria madrileña ha compensado la merma de expositores con una nutrida agenda de actos. En los espaciosos pasillos de la feria, además de todo lo previsible, hay lugar para la sorpresa. En Telefónica, por ejemplo, corretea un camión de juguete dirigido por control remoto. Se trata de una prueba en miniatura de su Sentinel Runner, un sistema que equipa los coches con conexión móvil y ocho cámaras que permite a las fuerzas de seguridad desde el seguimiento de sus patrullas hasta el control de 3.000 matrículas por hora, ideal para la detección de coches robados. En Vodafone proponen una navegación libre por Internet desde el móvil sin necesidad de encerrarse en el portal de la propia operadora.

Lo más llamativo de SIMO es lo inesperado. En Optize muestran un lavavajillas de Electrolux capaz de explicar su programación de lavado en 30 idiomas. Se trata de un invento indio, donde las amas de casa con dinero contratan un servicio doméstico analfabeto, incapaz de descifrar un manual. Solución, que la máquina explique a la criada su propio funcionamiento.

En Toshiba, además de unas videogafas, Joaquín Romero, un emprendedor con una severa discapacidad, mostró a Gallardón un portátil que reconvierte el texto en audio, pero que sustituye la voz sin alma por un recitado con entonaciones emotivas. En Microsoft han hecho un hueco a Technosite, de la fundación ONCE, que tiene con esta empresa y Cisco un programa de equipamiento del tercer sector español (organizaciones sin ánimo de lucro). Un expositor inesperado es el BBVA, que presenta un sistema, prototipo, de reconocimiento facial que en el futuro servirá para acreditarse ante cajeros automáticos y como una fórmula amigable de firma electrónica. Entre los pequeños estaban Gem-Med, ganadores del premio Vivero de nuevas empresas, con su sistema de electrografía en red. Y entre los apellidos más ignorados pero con un enorme pabellón, Xacom, especializada en videocámaras y comunicaciones móviles. Portugal, país invitado, participa con 20 empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de noviembre de 2007