Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Contra el cambio climático, hechos

Los ganaderos del sur de Mauritania ven desde hace años cómo la desertificación se intensifica y va empobreciéndolos. Las comunidades rurales en el Caribe sufren temporadas de huracanes cada vez más intensos, más frecuentes y más dañinos. Los habitantes de los barrios de chabolas de Bangladesh ven cómo las inundaciones son de año en año más fuertes. Los campesinos etíopes sufren sequías cada vez más largas, más frecuentes y más intensas y ven desaparecer sus ya exiguas cosechas. Esto es lo que vemos cada día en nuestro trabajo en más de 50 países en desarrollo.

Los más de 3.000 científicos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático-IPCC, que próximamente se reunirá en Valencia, lo avalan: el cambio climático ya está aquí, un cambio climático provocado en gran medida por las emisiones de gases de efecto invernadero de los países industrializados, pero que empobrece a los más pobres.

En lugar de enzarzarse en inútiles intercambios dialécticos sobre si éste es o no uno de los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad, nuestros gobernantes deberían tomar medidas radicales e inmediatas para reducir las emisiones y para ayudar a los países más pobres a adaptarse a sequías, huracanes e inundaciones. Y España tiene mucho por hacer, porque de momento es el país de la Unión Europea que más se aleja de sus compromisos de reducción de emisiones asumidos en el Protocolo de Kioto.

Esperamos que los partidos políticos no caigan en la frivolidad de convertir este inmenso desafío en una nueva arma arrojadiza política. La primera oportunidad para demostrarlo será incluir en sus programas electorales los compromisos inequívocos que se necesitan con urgencia contra el cambio climático. Las vidas de millones de personas dependen de ello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2007