ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 20 de octubre de 2007

Nissan asegura que la pérdida de la nueva furgoneta no mermará el empleo en 2008

El traslado de la producción a Tánger reduce a la mitad las inversiones previstas

Nissan ha hecho de la necesidad virtud. Tras anunciar oficialmente que la furgoneta a la que optaba la planta de Barcelona se fabricará en Tánger, el consejero director general de la multinacional en España, José Vicente de los Mozos, aseguró ayer que ve la planta catalana "más fuerte que nunca" porque permitirá "concentrarnos más en lo nuestro": vehículos de valor añadido como todoterrenos y comerciales pesados. Como, de momento, sus modelos son líderes de ventas en Europa, Nissan podrá hacer fijos 465 eventuales en noviembre y mantener los volúmenes de producción entre 170.000 y 180.000 unidades como mínimo en 2008. En adelante "ya veremos, dependerá del mercado".

De los Mozos animó a seguir "luchando por nuevas oportunidades", nuevos productos. ¿Cuáles? No hubo respuesta. "[La pérdida de la nueva furgoneta] No significa el principio del fin", tranquilizó, "hoy más que nunca, estoy convencido de la fuerza de nuestra fábrica", aseguró antes de anunciar las nuevas conversiones de temporales a fijos -estaban en fraude de ley, según notificó la Inspección de Trabajo- y la posibilidad de que la planta de Barcelona asuma la producción para los próximos tres años de 40.000 unidades más de la furgoneta Primastar, que también se comercializa como Renault Traffic y Opel Vivaro. Este año prevé ensamblar 86.000 unidades.

Este hecho compensaría la pérdida de la furgoneta a la que optaba. Pero al aumento de producción está supeditado al mismo ajuste de cinturón que la multinacional exigía para la asignación del nuevo modelo. La reducción de gastos en un 12% para los próximos tres años "sigue siendo válida", advirtió De los Mozos, así como la reducción del absentismo y el incremento de la jornada laboral: abrir la fábrica 250 días al año, 25 más que ahora.

A finales de octubre se retomarán las conversaciones con el comité de empresa para afrontar el plan industrial 2008-2010, que también contempla inversiones en I+D+i y la integración de más proveedores en la Zona Franca. La asignación de la nueva furgoneta a Tánger en lugar de Barcelona recortará a la mitad las inversiones previstas en el plan industrial presentado en verano: de 400 a 200 millones de euros.

De los Mozos no se atrevió a garantizar los niveles de producción en torno a los 180.000 autos más allá de 2010 -aunque "pocas fábricas pueden tener una visión tan clara para los próximos tres años", recordó- ni los 3.000 empleos directos en fábrica más allá de 2008. "Si el mercado no acompaña o no conseguimos un acuerdo para abrir 250 días al año, podríamos tener un excedente de unas 300 personas", avisó.

Esto es, justamente, lo que preocupa a los sindicatos, la falta de un proyecto industrial a largo plazo, puesto que los tres modelos que Nissan fabrica hoy en Barcelona (Primastar y los todoterrenos Pathfinder y Navarra) han entrado en la etapa de madurez de su ciclo.

Pese a valorar que la plantilla esté asegurada como mínimo hasta 2008, las centrales recuerdan que no es lo mismo negociar un plan industrial con un nuevo producto sobre la mesa, con una vida comercial de entre cinco o seis años, que aumentar el volumen de fabricación de modelos ya existentes.

José Vicente de los Mozos, durante la rueda de prensa de ayer. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana